domingo, 6 de diciembre de 2015

Volumen 7 - Capítulo 3

Volumen 7 Capítulo 3
El Lich Shire
Traducido por Tars y O’Ren
Corregido y editado por AM y DaniR




La gloriosa Legión de los no-muertos era terrorífica. Individualmente, eran monstruos muy fuertes, pero en grupo eran aún más aterradores. Los rostros de los orcos y de los elfos oscuros palidecieron al ver a la verdadera Legión de los no-muertos. Algunos orcos, incluso abandonaron sus armas y huyeron del campo de batalla.
“¡Ueek!”
Mapan también estaba aterrorizado. La Legión de los no-muertos se llevó gran parte de su valor.
“¡Kue! ¡Kue!”
“¡Matadlos a todos! Convirtámoslos en más aliados. ¡Ku ku ku!” – las Brujas Serpa reían a carcajadas.
El ataque comenzó con unos antiguos guerreros no-muertos, acompañados de otra serie de monstruos gigantescos. Se amontonaban unos sobre otros para poder escalar las murallas.
¡Era un desastre!
Aun así, Mapan vio como Weed parecía aliviado y lleno de vida.
Hasta ahora ha sido un poco aburrido, pero por fin tengo una batalla en la que vale la pena luchar en serio. Bueno, supongo que es tiempo de dar una exhibición de mi fuerza, y experimentar más emociones.
“Luchar contra este ejército será muy divertido.”
De entre la Legión de no-muertos, los zombis y fantasmas aparecían en menos cantidades pero, individualmente, aun eran monstruos poderosos. Nunca antes tantos monstruos de tal fuerza se habían reunido juntos en un mismo lugar, y él los iba a derrotar a todos.
De repente, Weed levantó sus manos:
“¡EMPEZAMOS! ELFOS OSCUROS: ¡PREPARAOS PARA DISPARAR!”
Weed caminó hacia los elfos oscuros que esperaban en las almenas desde el comienzo de la batalla. Contaba con cincuenta mil arqueros disponibles  con los carcajs llenos de flechas. Los elfos oscuros apuntaron sus arcos hacia el cielo, esperando la orden de Weed.
“¡Fuego!”
¡Shuchouchoushuk!
Este era el primer lanzamiento de flechas desde que había empezado la batalla. Un millar de flechas cubrió completamente el cielo. Cincuenta mil puntas de flecha se lanzaron bajo el sol.
“Por encima de… las montañas. Es malo este… sentimiento confortable.”
“Sin parar.”
Los guerreros no-muertos levantaros los escudos sobre sus cabezas. Siendo los escudos reliquias antiguas con, probablemente, más de cien años de antigüedad, se quebraron al ser atravesados por las flechas. Aquellos que no portaban escudos, tenían que bloquear las flechas con sus propios brazos.
“¡Aaaah!”
Con las flechas aterrizando por todas partes, los antiguos soldados no-muertos gritaron de dolor. Pero uno de ellos se rio quedamente.
“¡Ke ke ke ke!”
Su cuerpo era mucho más grande, con grandes espacios entre sus huesos. Gracias a eso, las flechas pasaron atravesándole el esqueleto, sin causar daño.
“¡Ke ke!” – el guerrero abría las mandíbulas mientras se reía con regocijo.
“Segunda descarga: ¡preparaos! ¡Fuego!”
Lluvias de flechas caían cada segundo, bajo las órdenes de Weed. Una vez más, el antiguo soldado no-muerto cruzó sus brazos y, simplemente, miró al cielo mientras las flechas pasaban entre sus huesos.
Incontables flechas de plata llovían rápidamente sobre la tierra.
“¡Kuuek!" – un no-muerto chilló dolorosamente.
La luz y la plata era dolorosa para los no-muertos.
“La noche está llegando a su fin.” – las flechas clavadas en el no-muerto hacían que pareciese un erizo.
Los no-muertos poseían huesos resistentes, pero era en vano. Las flechas de plata tenían el efecto de impedir la regeneración y eran letales para ellos.
“¡Fuego, fuego, fuego!”
Las flechas se disparaban rápidamente, sin parar. Decenas de miles de flechas volaban colina abajo desde la fortaleza y provocaban que los no-muertos fueran incapaces de moverse, creando una hermosa vista.
“Increíble, Weed.” – dijo Mapan con admiración.
Pero Weed sentía que algo no iba bien:
“Esto es…”
El corazón de Weed se encogía mientras veía su dinero volando con cada ráfaga de flechas, pero con ello traía dolor a los no-muertos. Para completarlo, los antiguos soldados no-muertos marchaban bajo el liderazgo de las Brujas Serpa.
“¡Fuerza del Agua, adelante!”
¡Weed había preparado 3 armas secretas!
Primero, los orcos equipados con alabardas recubiertas de plata. Segundo, la compra de dos millones de flechas de plata. Y tercero, los wyverns.
“¡Haaaaghhh!”
Apareciendo por detrás de las montañas, los wyverns volaban con gritos desgarradores. Los guerreros del Reino de Rosenheim montaban los wyverns mientras sostenían una enorme copa llena de agua.
¡Sswaah Oh!
El agua cayó desde el cielo como si estuviera lloviendo. Sin embargo, en lugar de agua normal de lluvia, era agua bendita. El Cáliz de Helaine convertía el agua en agua bendita.


* * *


Seoyoon, que había cruzado el Cañón Yunopu, entró en una de las aldeas de los exiliados.
“…”
El pueblo estaba completamente desierto. Todas las personas se habían marchado debido a la batalla contra los no-muertos. Seoyoon partió desde ahí, tomando pequeños descansos durante el día, siguiendo el rastro de pisadas, encontrando en su camino espesos bosques y montañas escarpadas.
Sus pasos, naturalmente, la dirigieron a las Montañas Yuroki. Era un lugar donde los monstruos podían estar en cualquier lugar. Las Llanuras de la Desesperación albergaban monstruos muy peligrosos, pero el área era demasiado amplia para cazar.
Al penetrar en las Montañas Yuroki, Seoyoon se encontró de frente con la batalla entre los orcos y los no-muertos. Las Brujas Serpa desplegaban su magia y sus hechizos mientras montaban en rinocerontes.
‘Ellos son fuertes, creo.’
Seoyoon quería luchar, pero había demasiados monstruos. No les tenía miedo, pero luchar contra todos ellos consumiría demasiado tiempo.
El agua bendita estaba siendo rociada desde el cielo por los wyverns. La legión de no-muertos gritaba mientras atacaban, y los orcos lanzaban palabras de odio.
Lo odio.
A Seoyoon le gustaba la tranquilidad. Puso las manos sobre sus oídos, dejando el lugar y moviéndose a una zona en lo más profundo de las montañas.


* * *


¡Chaeng Caheng!
Chou syuk.
“¡Wukyaaaaaa!”
“¡Chwiik!”
¡Los repugnantes no-muertos estaban empapados con agua bendita!
Los wyverns lanzaban agua bendita constantemente, mientras se disparaba una continua lluvia de flechas plateadas. La Legión de no-muertos recibía una enorme cantidad de daño mientras atacaba. Debido al agua bendita, la totalidad de sus cuerpos quedaban envueltos en llamas azules, literalmente tendidos en el suelo mientras ardían.
“La frialdad del hielo, su dureza, parando y rompiendo, ¡[Hielo]!”
“Viento imparable, brisa poderosa, cortando la fuerza, ¡[Viento Afilado]!”
“Chispas insaciables, calor y llamas, ¡[Fuego]!”
Levantando sus arcos, los elfos oscuros hechizaron temporalmente las armas de los orcos. A raíz del despliegue de los elfos oscuros, los nigromantes también usaron su magia.
“Sangre en ebullición, muéstrame tu poder y pierde la razón, ¡[Sed de Sangre]!”
“¡Kuwaag!”
Los orcos entraron en modo berserker. La magia de los nigromantes había sido efectiva, concediéndoles una fuerza enorme, pero con graves efectos secundarios. Los ojos de los orcos se inyectaron en sangre, mientras sus músculos se hinchaban y sus tendones se tensaban.
“¡Chwiaag!”
Blandiendo sus lanzas, los soldados no-muertos treparon los muros con un valor inigualable, aferrados a los monstruos gigantes. Cientos de orcos saltaron sobre los monstruos. No había ninguna estrategia para tal situación. Había señales que indicaban que solo la mitad había sobrevivido al agua bendita, cayendo el resto en el ataque frontal.
Dependiendo de a qué dios fueran dedicadas las plegarias, los efectos del agua eran algo diferentes. Las plegarias dedicadas al dios de la Guerra eran buenas curando las heridas y aumentando la fuerza. Las plegarias de los seguidores de Freya, que amaban el arte y la opulencia, tenían la habilidad de someter a los no-muertos.
¡Puwoogh!
Los rinocerontes gigantes avanzaron hacia el frente, pateando y pisando a los orcos.
¡Kuung! ¡Kuung!
Los rinocerontes hacían temblar los alrededores, como si hubiera un terremoto. Incluso con sus grandes y poderosas piernas, los orcos tenían que evitar a los rinocerontes haciendo rodar sus cuerpos.
“¡[Bloqueo]!”
Los rostros de los orcos que defendían las murallas palidecieron. Los gigantescos rinocerontes cargaban había ellos. Los rinocerontes median más de quince metros y, a pesar que los muros eran sólidos, el poder de los rinocerontes era suficiente como para derrumbar todo a su paso.
“¡Fuego!”
“¡No estamos acabados!”
Los elfos oscuros disparaban sus flechas, pero la mayoría de ellas fallaban y caían cerca de los rinocerontes. Las Brujas Serpa montadas a lomos de los rinocerontes, con su magia defensiva, eran las culpables que las flechas no llegaran a su destino.
Weed era testigo de todo. Las cargas de los rinocerontes causaban graves daños a la horda de los orcos.
Como mínimo, van a morir unos pocos cientos de orcos. Si permito que los daños aumenten, entonces la moral bajará.
“Elfos oscuros, usad magia de crecimiento. Invocad a los árboles.”
De acuerdo con las órdenes de Weed, los elfos oscuros  conjuraron un hechizo:
“¡[Crecimiento]!”
“¡[Invocar árboles]!”
Árboles frondosos surgían en torno a sus pies. Raíces largas y profundas se convertían en patas que caminaban hacia los guerreros no-muertos barriéndolos a un lado violentamente. De esta forma, los rinocerontes fueron neutralizados. Los cuerpos de los rinocerontes habían sido rodeados por los grandes arbustos surgidos de los hechizos.
¡Kueuoh!
Los rinocerontes rugían, tratando de arrancarlos. Gracias al uso de los árboles, los elfos oscuros fueron deteniendo el avance de los rinocerontes; mientras tanto, las Brujas Serpa seguían lanzando ataques mágicos.
En otra parte, los antiguos guerreros no-muertos blandían sus espadas y hachas de manera implacable. Las vidas de los orcos eran segadas con cada estocada de sus armas. Sin embargo, tras la muerte de un orco, dos o tres se agrupaban para luchar. Todos los orcos bajaban por la montaña gruñendo hacia la batalla.
En este momento, los cazadores lanzaron su ataque.
“Tenemos que hacerlo.”
“Voy a encargarme de los rinocerontes.”
¡Aquellos que no se hacen más fuertes no son capaces de sobrevivir en las Llanuras de la Desesperación!
Los cazadores habían estado a punto de encontrar una muerte sangrienta mientras cazaban monstruos. Los herreros se movilizaron para reparar las armas de los orcos mientras los cazadores permanecían valientes, a la espera. En este momento, Weed se disponía a utilizarlos.
“Tenemos que derrotar a las brujas. Por la paz y la seguridad de los pueblos, luchemos contra los no-muertos.”
“¡Vamooos!”
Cada uno de los cazadores llenó sus bolsas de armas y bajó. Tres de los cuatro rinocerontes saltaron a través de las plantas y árboles.
Valientemente, ¡los cazadores atacaron con sus lanzas a las Brujas Serpa!
Realizando una formación en arco, los cazadores apuntaron a los ojos de los rinocerontes. ¡Humanos, elfos oscuros, orcos, nigromantes! Combinaban todo su poder para luchar contra la Legión de no-muertos.
Los no-muertos se habían vuelto más vulnerables a causa del agua bendita y las flechas, se trataba del momento perfecto. Los exploradores orcos restantes asesinaron a los no-muertos, mientras los guerreros se aplicaban primeros auxilios. Los orcos resistían en primera línea evitando que los enemigos llegasen hasta los elfos oscuros, que trataban de que las cuerdas de sus arcos no se rompiesen. Mientras los orcos luchaban, las flechas volaban continuamente por encima de ellos.
¡Kkeueooh!
Desde los antiguos guerreros a las Brujas Serpa que cabalgaban sus rinocerontes, cientos de flechas volaron y los atravesaron, sumiéndolos en el caos.
¡Qoowooung!
En poco tiempo, los rinocerontes habían alcanzaron su límite y cayeron al suelo, gruñendo. Las Brujas Serpa, con una inusual poca vitalidad, murieron aplastadas bajo los rinocerontes. Sin embargo, los cuerpos de las brujas sobrevivieron y se levantaron, aún sin sus espíritus, gracias al poder de su magia.
“A partir de la muerte seremos nueva vida, la muerte toma color, la muerte transforma, la muerte os hará libres. ¡Camaradas despertad! ¡[Resurrección de los Muertos]!”
Los orcos que habían muerto se alzaron como no-muertos. Las decenas de miles de orcos guerreros que habían muerto durante la batalla fueron alzados rápidamente, y los enemigos aumentaron su número.
“Atacad. Olvidaos de los que han sido convertidos y centraos en atacar a la Legión de no-muertos.”
Weed estaba dispuesto a sacrificar lo que fuera necesario. Debía concentrarse en seleccionar los objetivos. Si los orcos o los elfos oscuros eran convertidos en no-muertos, nunca podrían vencer. Con los enemigos incrementándose, la pelea iba a ser más difícil. Por otro lado, si los no-muertos eran revividos constantemente, no había esperanza.
En lugar de ello, sin embargo, parecía que la Legión de no-muertos se debilitaba. Los antiguos soldados no-muertos recibían grandes daños de las flechas de plata y el agua bendita. Ésta última era corrosiva para los no-muertos y debilitaba su fuerza. Lo mismo ocurría con los monstruos gigantes. La Legión de no-muertos, que era la verdadera fuerza principal, sufría graves daños.
“¡Invoco al Caballero de la Muerte! ¡Llamo al Señor de los Vampiros!”
¡El Caballero de la Muerte Van Hawk! ¡Tori, el Señor de los Vampiros!
Weed había invocado a los dos. El Caballero de la Muerte podía ser invocado en cualquier momento y pelear como un compañero. El Señor de los Vampiros era, a menudo, más difícil de manejar cuando se le invocaba. Cada vez que gastaba su energía, tenía la necesidad de beber sangre, algo que no era muy adecuado. Si no obtenía la sangre, se debilitaba cada vez más, las resistencias se reducían, etc.
Un vampiro chupa-sangre tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Es necesaria sangre fresca.
“¿He sido llamado, amo?”
“Ese es tu enemigo. Ve y lucha.” – Weed apuntó un dedo hacia la Legión de no-muertos.
“El Caballero Oscuro ha sido despertado de su letargo. He oído tu orden.”
Como un cuchillo afilado, el Caballero de la Muerte avanzó hacia los monstruos gigantes para asaltarlos.
Se trataba de un aliado fiel. El Caballero de la Muerte era absolutamente leal a las órdenes de Weed desde que éste le había golpeado hasta la muerte.
“No tengo ningún interés en la sangre que no fluye, pero esas brujas mantienen algo de humanidad. De todos modos, no son de mi agrado.” – la capa negra de Tori se movía con el viento mientras hablaba. Debía ser porque había nacido vampiro, pero había brindado favores a las mujeres, especialmente a doncellas.
“¡Gaza!”
Tori saltó al campo de batalla junto con un grupo de vampiros a sus órdenes. ¡Dirigía un grupo de cien vampiros de sangre real! En el pasado habían sido miles, pero ahora solo le quedaba una décima parte. Y debido a que muchos habían nacido recientemente, aún eran débiles.
Si se descarta su toxicidad, su alta vitalidad, y otras características raciales, solo fijándose en términos de nivel, no podrían ir más allá del 120. Los vampiros también crecían en edad mientras cazaban. Por lo tanto, los vampiros de sangre real, a pesar de su mala reputación, fueron a por los monstruos gigantes en vez de a por las Brujas Serpa.
“¡[Niebla del Desastre]!”
“¡[Mano de la Muerte]!”
Los vampiros eran similares o más débiles que los orcos, pero tenían mucha vitalidad. Lucharon contra los monstruos con uñas y dientes, usando su magia negra. Tori era el más activo. Le rodeaban ráfagas de viento y de sus manos surgió un tornado.
“¡[Tornado de cuchillas]!”
La técnica que usaba hacía que incluso los paladines saliesen volando por los aires. Los monstruos gigantes y los antiguos soldados no-muertos fueron engullidos por el remolino que formaba el tornado y cayeron al suelo, como hojas secas. En un instante, eran masacrados por los orcos y elfos oscuros.
“¡[Maldición de Piedra]!”
Los monstruos que cruzaban su mirada con los ojos de Tori eran convertidos literalmente en piedra. Su especialidad en petrificación era una maldición desagradable. Tori también se concentraba en mantener los monstruos y las Brujas Serpa en jaque. Con las brujas ocupadas con Tori, los no-muertos no incrementaban sus número. Mientras tanto, los orcos y los elfos oscuros provocaron serios daños a la Legión de no-muertos.
“Esto no es bueno.” – dijo Weed reafirmando sus perspectivas y cerrando los ojos.
Tori también era un vampiro. A pesar de que tenía gran vitalidad y una enorme cantidad de maná, sus técnicas de alto nivel gastaban mucho de éste último recurso. Era comprensible que, si él estaba cansado, no demostrara el poderío y habilidad de un monstruo de nivel 400.
Weed bajó la mirada desde su posición en lo alto de la roca. Mapan observaba el desarrollo de la batalla, apretando los puños con entusiasmo.
- Mapan
- ¿Sí?
- ¿Te gustaría que te guíe a un buen lugar para ver la batalla en todo su esplendor?
- ¿En serio? Por supuesto, me gustaría… no, ¡espera un momento!
De repente, Mapan tuvo una mala sensación. Por su experiencia, cuando Weed ofrecía un favor, había siempre alguna razón oculta. Sin embargo, esperaba que solo fuera su imaginación.
‘Seguramente no va a ocurrir nada malo, ¿verdad? Dice que me va a preparar un buen lugar. Pero voy a cerciorarme, por si acaso.’
Mapan preguntó, con rostro sospechoso:
-¿Tengo que pagar por esa posición? – tratándose de Weed, ¡podría fácilmente cobrar dinero por ese privilegio! La pregunta se debía a lo bien que lo conocía.
- No, es gratis.
- ¡Gratis!
Mapan no era diferente de Weed en lo que respecta a su palabra favorita: “gratis”.
- Si es gratis, entonces es tentador pero, seguramente, hay algo malo en ello, ¿verdad?
- Sí, es extremadamente peligroso. Quizá mueras.
Si la Legión de no-muertos no era derrotada en esta batalla, moriría de igual forma. Solo con observar la batalla ya estaba poniendo su vida en peligro, así que era algo que no preocupaba a Mapan.
- Sí. Estoy dispuesto a ver la batalla desde ese lugar que propones. ¿Dónde está?
- Justo allí. – dijo Weed señalando un lugar cercano a Tori.
- ¿Qué quieres decir…?
- Ve, ¡ahora!
Sin avisar, una garra se alzó entre ellos y levantó el cuerpo de Mapan por los aires con un silbido. Un wyvern que volaba a baja altura lo había agarrado con una de sus garras antes de alzar el vuelo de nuevo.
“¡Uwaaaaaaa!” – gritó Mapan.
Inmediatamente, pudo vislumbrar incontables cabezas de orcos muy lejanas. ¡Todos ellos enarbolaban sus alabardas! Cerca de los arqueros, la magia de los elfos oscuros vibraba. Sus llamas pasaban tan cerca que hacían que la cara de Mapan se calentara.
“¡Uff!, me he salvado.” – la magia casi le había alcanzado; apenas había sido capaz de suspirar aliviado –. “Uaa, ¡increíble!”
La boca de Mapan se ensanchaba mientras sus ojos se deleitaban con un paisaje increíble. Por todas partes se lanzaban hechizos de fuego, explotaban hechizos y, entre tanto, los soldados no-muertos luchaban cuerpo a cuerpo contra los orcos.
“Esta visión es increíble.” – Mapan agradecía las acciones de Weed.
Sus pies habían sido capturados por el wyvern y colgaba cabeza abajo. Incluso estando en considerable peligro, la batalla actual era, sin duda, emocionante y divertida de ver.
Un wyvern podía volar por los cielos hacia cualquier lugar que desease para ver la batalla, así que era una posición realmente buena. Pero, daba la sensación de que el wyvern que aferraba su pierna no parecía saber hacia dónde volaba. Mapan se preocupaba al pensar en eso.
Este tema fue aclarado con presteza.
¡Hwirik!
El wyvern lo arrojó en mitad del cielo, sin señal de arrepentimiento.
“¡Uaaaaaaa! ¡Que alguien me ayude!”
Mapan comenzó su descenso hacia tierra firme y, de todos los lugares, ¡aterrizaría en medio de la batalla entre las Brujas Serpa y el vampiro Tori!
Las Brujas, cuyos rostros eran tan negros como los de los elfos oscuros, tenían varias gemas incrustadas en donde debería estar su pelo. Además, de ellas emanaba un aura misteriosa.
“¡Kihehehel!”
Mapan entró en pánico. Tenía miedo de caer al suelo y ser capturado por las Brujas. Si era capturado por ellas, tenía todas las papeletas de fastidiarla, incluso podría ser aplastado hasta la muerte por un rinoceronte.
Pero, entonces, Weed gritó usado el [Rugido del León]:
«¡TORI! ¡ATRAPA A MAPAN!»
“Cumpliré tu petición.”
Tori corrió, saltó y agarró a Mapan en el aire. Por un momento, debido al peso, parecía que se iban a estrellar pero, con la capa ondeando, aterrizaron de forma segura.
“¡Kkueek!”
Mapan sentía su estómago revuelto.
‘Aún estoy vivo.’
Sin embargo, echó una ojeada con los ojos entrecerrados. En frente suyo estaba la pálida cara de Tori. Un monstruo de clase jefe, con nivel superior a 400: ¡el Señor de los Vampiros Tori! Para Mapan, era inconcebible atreverse a cazar esa clase de monstruos.
Tan pronto como Tori sentó a Mapan en el suelo, los antiguos soldados no-muertos atacaron sin contemplaciones. Tan inexperto como era Mapan, nunca había visto una batalla como esa antes.
‘¡Euuu!’
Mapan era un comerciante cobarde y sus dientes castañeaban. Y los monstruos estaban por todas partes. Todo estaba lleno de no-muertos. Mapan se aferró a Tori para poder sobrevivir. Monstruos gigantes, antiguos soldados no-muertos y Brujas Serpa agonizaban frente Mapan. Realmente era la mejor localización para ver el combate, ya que uno sentía que estaba participando en la misma batalla.
“¡SÍ!” – Mapan, de repente, se llenó de ánimo.
Se sumergió en la batalla. ¡Jugaba contra la Muerte! No se arrepentiría de morir si la causa era ver esta batalla en directo. Mapan escuchó a Weed hablando con Tori.
“¡Cómelo con moderación! ¡No deberías morir ya que estas bien protegido!”
Al principio, Mapan no podía comprender lo que decían.
‘¿Qué debes comer con moderación?’
Pero, de pronto, se dio cuenta de lo que significaba.
¡Jjuuuuk!
Algo causó una extraña sensación recorriendo su cuello. Tori acababa de clavar sus colmillos en su nuca. Mientras su [Salud] y [Maná] disminuían, se le permitía comidas esporádicas.
Como excusa, Weed había permitido a Mapan una excursión por el campo de batalla.


* * *


Los nigromantes mantenían su propia lucha contra las Brujas Serpa, lanzando magia negra para generar no-muertos. Trataban de convertir los cuerpos de los orcos o de los elfos oscuros en no-muertos antes de que lo hicieran las Brujas. Sin parar, los Sacerdotes lanzaban bendiciones a las flechas que salían disparadas hacia el cielo.
Algunos elfos oscuros habían formado un grupo aparte. Su misión era recuperar las flechas que ya se habían disparado. Esto implicaba recuperar las flechas y mantener un suministro constante a los elfos.
“No puedo creer que dos nobles como nosotros debamos hacer una misión tan trivial.” – por supuesto, no olvidaban hacer la misión mientras refunfuñaban.
Las flechas de plata y el agua bendita jugaron un papel imprescindible para debilitar a la Legión de no-muertos. Los antiguos soldados no-muertos cubiertos con agua bendita era incapaces, incluso, de usar la mitad de su poder… y las flechas de plata les llevaban a su desaparición.
“Karichwi, las flechas de plata se han agotado.”
Finalmente, se habían terminado. Las flechas se habían usado con tanta moderación como había sido posible pero, aun así, que se agotaran era inevitable.
Weed dio nuevas órdenes:
“Adelante, disparad flechas de fuego. ¡Chwiik!”
“Esto causará fuego.”
“No importa. Chwiik”
“De acuerdo.”
La naturaleza de los elfos oscuros distaba de proteger y valorar la vida. Contrariamente a los elfos más conocidos, los elfos oscuros eran, a menudo, pendencieros y codiciosos.
“Disparad las flechas de fuego.”
“¡Ooohhh!”
Los elfos oscuros, siguiendo las órdenes, dispararon flechas de fuego hacia los enemigos. Alguna de ellas acertó a los antiguos soldados no-muertos, pero la mayoría golparon los arbustos o los árboles.
¡Hwareureuk!
Las llamas se extendieron, quemando la densa foresta.
¡Destrucción de la Naturaleza! ¡Un incendio provocado! Destrozar sin misericordia a la Madre Naturaleza, ¡con decisión!
Previsoramente, habían apilado leña en la falda de la montaña, por lo que el fuego se extendió rápidamente. El incendio forestal no era tan grande ya que las zonas de arboleda estaban esparcidas, pero pronto podrían arder. Inevitablemente, los antiguos soldados no-muertos tenían que permanecer juntos en un sólo lugar.
El objetivo era agruparlos a todos y, desde el cielo, verter la poderosa agua bendita allá donde estuvieran. La lluvia de agua bendita en los cuerpos de los antiguos soldados no-muertos provocó que su carne y huesos se empezaran a corroer.
El agua bendita fue distribuida uniformemente, haciendo que los árboles se rodearan de charcos. El poder del agua bendita, que era concedida por el don de la Diosa Freya como símbolo de la abundancia, hizo que las plantas crecieran. Estas plantas crecían agarrando las piernas de los antiguos soldados no-muertos, mientras las ramas golpeaban a los monstruos gigantes.
Una vez más, los orcos sufrieron graves daños, pero la Legión de no-muertos continuó siendo diezmada.
Un esqueleto de la Legión de no-muertos vestido con una túnica surgió de la fosa. Tenía una serie de joyas rojas incrustadas en la frente de su cráneo.
El Lich Shire entraba en escena.
«SUMERGIRÉ LA TIERRA Y LOS MARES EN LA OSCURIDAD. LEGIÓN DE NO-MUERTOS, AVANZAD. MATAD A LOS VIVOS, ¡CONVERTIDLOS EN NUESTROS COMPAÑEROS!» – el rugido de Shire sonaba sin vacilación.


* * *


Nada más aparecer en la superficie, Weed revisó rápidamente la vestimenta del Lich Shire, haciendo una estimación directa de sus objetos. Una brillante túnica negra y azul, con glifos ancestrales dibujados en ella, que daban la sensación de tener pequeñas alas. Tenía los dedos repletos de anillos con piedras preciosas, y una corona de oro cubriendo su cabeza. En una de sus manos había un libro de magia, en la otra un bastón blanco.
El no-muerto llevaba un atuendo increíble.
¡Glup!
Weed tragó saliva. Era como mirar fijamente un plato de deliciosa comida.
‘Esos son los Zapatos de la Luna. Incrementan la velocidad de movimiento y, al mismo tiempo, mejoran significativamente la [Agilidad]. Esa túnica sólo ha aparecido una vez hasta ahora: la Túnica Mágica de la Vid. Esa túnica está especializada en ataques mágicos.’
Sin embargo, no podía distinguir el resto del equipamiento que llevaba. Solo había una cosa clara, el Lich Shire había aparecido con una equipación REALMENTE cara.
‘Si lo desnudo, ¡voy a ganar fácilmente al menos 10 millones! Como mínimo tengo que conseguir algo de lo que lleva.’
Llevar esos objetos era una sentencia de muerte. A parte de los objetos relacionados con la misión, parecía que soltaría otros objetos con los que se podría conseguir una buena cantidad de dinero.
Weed tomó el mando completo del ejército.
“Nuestra última presa ha aparecido, ¡chwik! ¡Todos a por él! ¡Orcos preparaos para nuestra última batalla!”
Solo la muralla separaba a los orcos de los antiguos soldados no-muertos y los monstruos gigantes. Comenzaron un contrataque a gran escala.
“¡Tirar! ¡Tirar!”
“Empujad los muros, ¡Chwiik!”
¡Los muros pobremente construidos empezaron a desmoronarse!
Los orcos se concentraban junto al muro empujando todos juntos. Todo ocurría como Weed había planeado. La única esperanza para ganar esta batalla contra la Legión de no-muertos, era esperar al momento oportuno para ejecutar su plan.
Los orcos empujaban el muro con ambas manos. Los pechos se hinchaban, las caras se congestionaban; daban todo lo que tenían desesperadamente. Poco a poco, el muro fue desmoronándose hacia la base de la montaña.
Entonces, de repente, todo se vino abajo mientras ellos se desplomaban.
¡Kwareeeeeeeeuuuuuuung!
Pedazos de rocas caían rápidamente, llenando los fosos que previamente habían cavado. Las rocas restantes continuaban rodando por la ladera de la montaña. Las murallas se derrumbaban una tras otra. Las rocas rodando montaña abajo rebotaban.
Algunos orcos no podían evitar ser aplastados por la caída de las rocas, o perdían el equilibrio y también a rodaban montaña abajo.
Una enorme avalancha de rocas aplasto a la Legión de los no-muertos.
“¡Matad al Lich!”
El resto de las tropas de orcos cargaron contra la Legión de los no-muertos con el fin de matar al Lich Shire. Los elfos oscuros realizaban sus conjuros y los Nigromantes lanzaban sus maldiciones.
“¡[Explosión de cadáveres]!”
Destruían los cuerpos en su camino, para prevenir que el Lich Shire pudiera revivirlos. Se trataba de un ataque en pinza. Era algo que estaba lejos de ser una competición justa y limpia.
‘El Lich Shire, no importa lo poderoso que sea, si es atacado a la vez por los elfos oscuros, los sacerdotes y el Vampiro Tori, no podrá sobrevivir.’
“¡Cobardes! Si venís de uno en uno, esto no sería ni siquiera una lucha.” – la voz de Shire, llena de ira, era completamente ignorada por Weed.
No había ninguna razón para discutir sobre justicia o injusticia, simplemente se trataba de ganar. Luchar solo contra él era una locura teniendo tal número de tropas.
¡No sabía que luchar contra él manejando una abrumadora mayoría de tropas era mucho más divertido!
Era culpa de Shire aparecer al final de la batalla para morir él solo.
“Conoce tu propio peso. ¡[Gravedad]!” – Shire lanzaba gran variedad de hechizos basados en la gravedad.
Los wyverns, que hasta ahora habían estado volando por el cielo y arrojando el agua bendita, se vieron atrapados en la magia y cayeron al suelo. Los guerreros de Rosenheim que llevaban los wyverns perecieron al caer desde las alturas.
La magia de Shire había derribado los cuatro grupos de wyverns y a unos seis mil orcos. Alrededor de trescientos elfos oscuros también perdieron la vida. La capacidad del Lich para desplegar su enorme poder mientras restringía a Tori, a los nigromantes, a los elfos oscuros y a los sacerdotes era, al menos, alarmante.
Cada vez que Shire lanzaba un hechizo, ocurría una explosión y los orcos morían por cientos. Se intercambiaban uno a uno para ir debilitándolo, pero aun así sufrían graves daños contra su monstruosa fuerza.
Era tan fuerte que los soldados del Reino de Rosenheim fueron forzados a replegarse. Los soldados proporcionados por el Reino de Rosenheim, junto con los wyverns salidos de su sacrificio de nivel y de su habilidad de [Arte].
Los wyverns se veían forzados a volar alto, Tori estaba completamente acosado, los elfos oscuros estaban casi sin maná. Sin embargo, gracias al poder del agua bendita, Shire se estaba debilitando.
La esencia de la vida del Lich estaba sellada en una vasija, y nunca podría morir a menos que fuera obligado por un poder divino. Tras verter el agua bendita, los sacerdotes usaron su magia divina, su debilidad.
“¡[Lanza demoníaca]!” – Shire invocó una lanza negra y, controlándola con sus dedos, la lanzó.
“¡Gaargh!”
¡Los sacerdotes fueron perforados por la lanza!
“Caballeros Reales, Caballero de la Muerte, orcos, proteged a los sacerdotes.” – los sacerdotes de la Diosa Freya parecían ser la última esperanza.
Weed protegió a los sacerdotes mientras los wyverns vertían tanta agua bendita como les fue posible, en un aluvión. Shire, lentamente, acumulaba daños. Continuó lanzando hechizos, pero su poder se iba debilitando, poco a poco.
A pesar de que Weed estaba a salvo, el Lich Shire iba a ser derrotado, para cubrir el coste de su inversión. Aunque la batalla se había prolongado por largo tiempo y ahora estaba cercana a su fin, Shire tenía aún mucha vitalidad aunque su maná se había reducido al mínimo.
“¡Gueergh! ¡Cómo os atrevéis!” – la voz de Shire estaba llena de ira.
No podía volar por los cielos, porque no podía lanzar el hechizo. No era capaz de lanzar ni la magia más simple, porque su maná se había agotado. ¡Su esqueleto se agrietaba y su vitalidad le abandonaba!
Sin embargo, Shire no moriría tranquilamente.
“¡Van Hawk! ¡Tori! ¿Habéis olvidado la promesa de lealtad al amo Barr Khan?”
“Hemos encontrado un nuevo amo.”
“El amo Barr Khan está esperándoos. Venid. Junto a mí, podréis servir a Barr Khan y lograr que esta tierra sea nuestra.”
Tratar de tentar al Señor de los Vampiros y al Caballero de la Muerte era algo de vida o muerte.
“No puedo.” – el Caballero de la Muerte terminó la conversación y declinó la oferta, pero la mente del Señor de los Vampiros Tori dudaba.
“Pero ya lo he traicionado, ¿aún puedo ser aceptado?”
“El amo Barr Khan es nuestra esperanza. Serás perdonado con gran generosidad y tolerancia.”
“Entonces… Sí. Estoy dispuesto a trabajar junto a ti. Matemos a los vivos. Su vida es complicada y debe ser cosechada.”
Contando con Tori, Shire no dudó en atacar. ¡La situación se había complicado al cambiarse de bando! El Señor de los Vampiros tenía un nivel superior a 400. Que cambiase de bando era un asunto muy serio.
Aún quedaban orcos y elfos oscuros con vida, lo que era un paraíso para el vampiro, ya que tenía los medios para reponer constantemente su maná y vitalidad. El cambio de bando del Señor de los Vampiros Tori era peligroso.
“¡Adelante!” – Weed daba órdenes a los elfos oscuros.
Con el poco mamá que les quedaba, lanzaron sus hechizos. Shire implosionó.
¡Hubo una tremenda explosión que sacudió e hizo temblar la tierra!
Pero, obstinadamente, Shire sobrevivió. Tenía el cráneo agrietado y el cuerpo cubierto de fuego. El Lich mostraba una vitalidad asombrosa a pesar de tener un brazo roto.
Weed corrió como un rayo.
“¡[Carrera Cuadrúpeda]!”
¡La habilidad que le permitía correr como una gacela!
Podía mantenerla un corto periodo de tiempo, ya que esa habilidad consumía gran cantidad de [Aguante], pero no estaba en posición de poder elegir. Weed, literalmente, corrió a través de los orcos. Y saltó frente a Shire.
Desde que el momento en que el Lich había hecho crecer su cuerpo hasta casi cinco metros de altura, no había peligro de perderlo de vista. Weed sacó su espada y se escuchó un sonido punzante.
“¡[Espada Kaiser]!”
Debido a que el [Aguante] de los orcos estaba agotado, se veían débiles como simples herbívoros. Mirando de frente al Lich Shire, puso su vida en peligro para asestar su mejor golpe.
“¡Este chico!”
Su ataque golpeó a Shire pero, aun así, no murió.
Anteriormente, Weed había puesto a prueba su técnica contra los yetis gigantes, hasta el punto de ser capaz de darles una lección. A pesar del gran gasto de maná que tenía, los monstruos gigantes sufrían grandes pérdidas de vitalidad.
Sin embargo, para eliminar a Shire, acortó distancias. Un humo negro similar a la energía escapaba de su cuerpo y, a pesar de estar muy maltrecho y parecer haber salido del infierno, siguió moviéndose.
“¡Por el hielo!” – quería congelarlo con su último resto de maná; las huesudas manos de Shire se convirtieron en hielo.
Con la espada clavada en su pecho, no había duda que el ataque lo destrozaría. Weed gritó:
“¡ELFOS OSCUROS, IGNORADME Y ATACAD!”
‘O muere aquí, o morimos todos nosotros.’
Los elfos oscuros se prepararon y lanzaron un asalto mágico. Desde todas las direcciones, llegaron cientos y cientos de ataques mágicos. El asalto mágico devastó por completo el lugar donde estaban Weed y Shire.
Has sido golpeado por una serie de ataques basados en la magia de hielo. Tu cuerpo está congelado. Tu velocidad de movimiento se reduce.
Tu cuerpo se está quemando. Si la llama no se apaga rápidamente, tu cuerpo seguirá sufriendo graves daños.
Por los ataques de rayo, tu cuerpo está paralizado temporalmente.


Estas gravemente herido.  
¡Estás completamente discapacitado!


Weed y Shire fueron alcanzados por la magia al mismo tiempo. Weed agarró al Lich para evitar que pudiera escapar. Los efectos especiales producidos por la magia aparecieron en una ventana pero, lo más importante para Weed, era que su salud se estaba agotando rápidamente. El cuerpo de Shire, maltratado por la magia, fue engullido en una luz y desapareció.
Has subido de nivel.
Has subido de nivel.
Has subido de nivel.
Has subido de nivel.
Has subido de nivel.
Por puro instinto, Weed alargó su mano donde el Lich había desaparecido.
Antes de poder verificar qué había cogido, se abrió una ventana con un mensaje.
Has muerto debido a la pérdida de [Salud].
No puedes iniciar sesión durante 24 horas.
Las habilidades y niveles bajarán como resultado de la muerte del jugador.
Las botas y el sombrero han sido destruidos al agotarse su durabilidad.
No es posible reparar los objetos destruidos.







7 comentarios:

  1. Hahahaha pobre Mapan, con Weed nada es lo que parece hahaha.
    Noooo que pasará con todo ahora murió en el clímax!
    Gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
  2. tori maldito traicionero lo lamentaras el dios Weed te matara mil veces. espero que Weed haya que recoja el objeto mas op
    pobre mapan espero que El recoja los objetos del lich al menos
    el caballero de la muerte siempre me a caido bien es un grande

    ResponderEliminar