domingo, 6 de diciembre de 2015

Volumen 7 - Capítulo 1

Volumen 7 Capítulo 1
Preparativos para la guerra
Traducido por DaniR
Corregido y editado por AM y DaniR



Weed se dirigió a la zona montañosa del Cañón Yunopu. Los monstruosos Yeti solían aparecer donde había acumulación de rocas, pero eran fáciles de manejar y daban una experiencia decente.
‘Parece que tengo materiales suficientes.’
Weed inspeccionó las piedras y sonrió satisfecho. Había acompañado a Seoyoon durante varios días en calidad de siervo, cuidando de ella y cocinando sus comidas; sin embargo, gracias a eso, había sido capaz de mejorar un poco más su habilidad escultural.
Para la creación del arte, un requisito importante era tener un modelo bonito. Seoyoon tenía unas piernas blancas, largas y elegantes, el pelo de ébano y la cintura delgada. Además, su cuello era esbelto y delicado y terminaba en una clavícula inmaculada que redondeaba una imagen radiante; su apariencia era tal que uno no se podía cansar de mirarla, aunque fuera durante un año.
Usando su recuerdo como modelo, había creado con éxito un par de Obras Magníficas y había  conseguido alcanzar el nivel avanzado en [Dominio de la Escultura].
“¡Información de habilidad! ¡[Dar Vida a las Esculturas]!”
[Dar Vida a las Esculturas]
Técnica ideada por el Emperador Geihar, Maestro Escultor, que posibilita la concesión de vida a las esculturas.
Requerimientos:
Esta habilidad requiere [Dominio de la Escultura] – Avanzado.
Esta habilidad consume 5.000 puntos de [Maná].
La estadística de [Arte] se reducirá de forma permanente en 10 puntos.
El nivel del personaje se reducirá de forma permanente en 2 niveles.
¡Advertencia!
Las esculturas tienen un fuerte sentido del orgullo. Cuando vean una escultura parecida, lucharán contra ella.


Cada vez que la utilizara, perdería diez puntos en [Arte] y dos niveles. Debido a esto, no era una habilidad para utilizar a la ligera. Aunque, si no la utilizaba nunca, tanto daba que la tuviera o no.
‘Pero no voy a usarla muchas veces. Debido a su alto costo, lo mejor es guardarla para cuando sea absolutamente necesario. Realmente se trata de una inversión… Es un sacrificio necesario y así mejorar las posibilidades de ganar la batalla.’
Weed sacó el cuchillo de tallar de Zahab y empezó a esculpir. Iba a crear un monstruo al que darle vida.
‘Ya hay un montón de orcos, y de elfos oscuros. Será mejor crear algo que pueda ayudarme a dirigirlos.’
Weed comenzó tallando unas alas largas con afiladas garras, y después un vientre grueso, dando forma a la escultura de un wyvern. Los wyverns eran monstruos extremadamente fuertes. Tenían un nivel promedio de 380 y su dura piel era bastante resistente a las espadas y a la magia; además, en vuelo, su velocidad era comparable a la de un caballo al galope.
Pero aunque fuese capaz de recrear su forma, eso no quería decir que la escultura iba a ser tan fuerte como la criatura original. El poder estaría determinado por su estadística de [Arte] y, aunque la forma sería similar, la diferencia de poder sería evidente si se comparase con uno real.
‘No tengo mucho tiempo, así que la escultura tendrá que ser un poco tosca.’
Como iba a concederle vida a la escultura, iba a perder parte de sus estadísticas y a bajar dos niveles. Lo ideal habría sido crear una escultura que fuera mejor que una Obra Maestra. Pero, para su desgracia, no tenía tiempo para ello y trabajó de forma descuidada; pensar en ello hacía que le doliese el pecho.
A pesar de que su intención había sido la de crear un wyvern, Weed estaba al borde del llanto. Una escultura creada de forma descuidada, aún por las manos de un maestro escultor, nunca sería buena del todo.
Esta escultura de wyvern tenía más de diez metros de altura, y ni siquiera había estado seguro de poder terminarla. Incluso poniendo todo su esfuerzo, había trabajado durante dos noches seguidas, y sólo había tenido tiempo suficiente para tallar la forma general de un wyvern.
¡Ding!
¡Obra Magnífica! Has creado La Estatua de un Wyvern.
La Estatua de un Wyvern:
¡Los gobernantes de los cielos! Son monstruos feroces y duros, situados en la cima de todas las bestias.
Disfrutan comiendo caballos, aunque a veces se van a pescar peces que nadan por los ríos.
Los wyverns tienen gran orgullo, si alguien les dispara con una flecha mientras vuelan, conocerá el sabor de una muerte instantánea.
Otros monstruos evitarán acercarse a esta estatua por miedo.
Valor artístico: 750.
Efectos:
Al contemplar la Estatua de un Wyvern aumenta la [Vida] y la regeneración de [Maná] un 10% durante un día.
Velocidad de vuelo aumentada un 20%.
[Fuerza] aumentada en 30 puntos.
[Agilidad] aumentada en 5 puntos.
Todas las estadísticas aumentan en 3 puntos.
Las habilidades especiales de los monstruos cercanos se debilitan durante el día.
Los monstruos no pueden acercarse a la escultura.
Estos efectos no se acumulan con los de otras esculturas.
Número total de Obras Magníficas creadas: 12.


Se ha ganado experiencia en [Dominio de la Escultura].
[Fama] ha incrementado en 6 puntos.
[Aguante] ha incrementado en 1 punto.
[Carisma] ha incrementado en 1 punto.
[Resistencia] ha incrementado en 1 punto.
[Encanto] ha incrementado en 1 punto.


Gracias a su [Dominio de la Escultura] – Avanzado, aún sin haber dado lo mejor de sí, había creado una Obra Magnífica. De todos modos, debido a que ya era un escultor tan respetado, su [Fama] apenas había incrementado; había pasado la época en que esculpir una Obra Magnífica le reportase [Fama]. En estos momentos, mejor que hacer una Obra Magnífica, la caza intensa era lo que más aumentaba su habilidad. Se encontraba con una situación tal, que para ganar más [Fama] por medio de la escultura, debía hacer Obras Magnas. Además, el aumento en el resto de estadísticas tampoco es que fuera gran cosa. La cantidad de puntos recibidos en las estadísticas se habían reducido drásticamente, ahora que su habilidad había mejorado.
Si quería volver a recibir aumentos en sus estadísticas tan importantes como antes, tendría que crear Obras Magnas, incluso mejores. Bueno, un escultor famoso no puede quedarse dormido en los laureles. Necesita desafiarse a sí mismo continuamente para mejorar su habilidad escultural.
“De acuerdo. Hora de usar por primera vez la habilidad.”
Debido a que había creado una Obra Magnífica, se arrepentía de usarla un poco menos. Pero persistían las dudas de Weed a la hora de activar la habilidad. Le estaba resultando difícil completar las misiones que le requerían para ganar experiencia, y sólo era nivel 299. Con un poco más de experiencia, llegaría al nivel 300; pero, si utilizaba la habilidad, perdería dos niveles.
“Vale, es lo que tengo que hacer. ¡[Dar vida a las Esculturas]!”
Weed tocó suavemente la cabeza del wyvern. Una pequeña grieta empezó a formarse en la superficie.
¡Pasasak!
Como cuando un pollito sale del huevo, el wyvern salió del interior de la estatua, rompiéndola. Había nacido un wyvern  de las manos de Weed.
Has otorgado vida a una escultura.
El poder de la escultura se basa en el nivel de la estadística [Arte].
El valor de [Arte] actualmente se encuentra en 790, por lo que el nivel base de la escultura será de 359.
Sin embargo, debido a que el monstruo es de tipo volador, se le aplica una penalización del 10%.
Adicionalmente, cuando se concede vida a una escultura, ésta obtiene dos afinidades. Las afinidades varían en poder, de acuerdo con la forma y calidad de la escultura.
La afinidad con el elemento Viento es del 100%.
La afinidad con el elemento Fuego es del 30%.
La velocidad en vuelo de la criatura es bastante superior a la media, y es parcialmente resistente a la magia de fuego.
Has usado 5.000 puntos de [Maná].
El nivel se ha reducido en 2.
Debido a la reducción de niveles, se pierden 10 puntos de la última estadística aumentada. Esta penalización desaparece al recuperar los niveles perdidos.
Disminuye el [Arte] en 10 puntos. Esta estadística puede volver a incrementarse de nuevo a través de la escultura o con la visión de otras obras de arte.
Por favor, ten cuidado con la vida de la escultura. En caso de muerte, la escultura puede volver a la vida utilizando de nuevo la habilidad [Dar vida a las Esculturas].
La escultura no puede ser revivida si ha sido completamente destruida.


¡Un verdadero milagro! Había dado vida a un wyvern.
“¡Guau! Esto ha estado bien.”
Weed inspeccionó su creación. [Dar vida a las Esculturas] parecía ser una habilidad muy útil. ¡Podía hacer monstruos cuyo poder se basara en la estadística de [Arte]! Monstruos poderosos y de gran agilidad, capaces de moverse y de luchar contra otros monstruos… para las clases artesanas que no eran adecuadas para la lucha, una habilidad así era como un sueño.
Esta habilidad había sido creada por un maestro escultor, el Emperador Geihar von Arpen, el primer hombre que había unido todo el continente. Por supuesto, esto tenía montones de beneficios a parte del propio poder para la lucha de las esculturas. De forma similar a esta habilidad, invocadores y elementalistas eran capaces de invocar criaturas y llevarlas a la batalla. En estas clases, cualquier cantidad de objetos o de experiencia ganada por las criaturas convocadas, era transferida al invocador.
Sin embargo, en el caso de las esculturas, la experiencia y el nivel eran algo individual. El poder inicial de la escultura dependía de la estadística de [Arte] pero, si el escultor la manejaba bien, se iría volviendo más fuerte y poderosa.
Las esculturas animadas eran, por lo general, un poco más poderosas que los elementales y otras criaturas convocadas del estilo. Además, no había un límite de esculturas que podía llevar activadas al mismo tiempo. Sin embargo, existe una diferencia crucial entre las invocaciones y las esculturas animadas: cuando mueren.
Cuando una invocación muere, el invocador sólo debe usar una habilidad y volver a invocarla. Es muy común que un elemental sea asesinado en una batalla. Pero, para re-invocarlo, sólo es necesario un poco de [Maná], lo que supone una pequeña pérdida.
Pero esto es diferente con las esculturas animadas. Si una escultura animada sufre un golpe fatal, la vida que se le ha otorgado la abandona y, si es completamente destruida y sus partes dispersadas, no puede ser reparada. De ninguna manera iba a permitir Weed que una escultura que había traído a la vida a costa de dos niveles y diez puntos en su estadística de [Arte] muriese en su lugar.
‘No se trata de una habilidad que pueda utilizar a la ligera. Pero, si logro aumentar mis puntos en [Arte], podría resultarme muy, muy beneficiosa.’
La estadística más alta de un escultor es [Arte]. Usada correctamente, incluso puede compararse con la habilidad de lucha de un guerrero algo malo. Un escultor que no pueda luchar, sólo tiene que hacerse una escultura que luche por él.
Ante los ojos de Weed, el wyvern extendió sus alas y se giró. Sólo su cabeza era del tamaño de una persona normal. Su estómago se hinchó y habló por primera vez.
“¡Maestro!” – se trataba de una montura leal. Weed estaba abrumadoramente contento.
“Sí, yo soy tu Maestro.”
Sin embargo, el wyvern tenía una pregunta tras mirar por encima su cuerpo:
“¿Por qué soy tan feo?”
“…”
“¿Me has esculpido con los pies?”
“…”
“Estoy muy decepcionado por haberme otorgado la vida siendo tan feo.”
¡En verdad, las esculturas son muy orgullosas! El wyvern no se sentía satisfecho con su cuerpo y estaba muy disgustado. Al no haber tenido tiempo de esculpir a fondo un cuerpo tan grande, había lugares aquí y allá que, sinceramente, no había trabajado. Partes enteras del wyvern habían sido talladas a grandes rasgos; el wyvern era, ciertamente, una escultura tosca e incompleta.
“De todos modos, te he dado la vida, por lo que soy tu padre. A partir de ahora,  harás todo lo que puedas por seguirme. Debes estar dispuesto a sacrificar tu vida para salvar la mía, ya que soy tu padre.” – Weed no tenía ninguna intención de dejar que su ‘hijo’ se despistara.
Su idea no era perder al wyvern al que había otorgado la vida. Pensaba usarlo todo lo que pudiera, y no iba a mimarlo ni un poco. El wyvern no compartía el punto de vista de Weed, y tenía algo que decir:
“Habría preferido no haber nacido.”
“…”
El wyvern era muy orgulloso y hacía como que no le escuchaba. Sin embargo, Weed tuvo pronto una idea.
‘¡Tratándose de alguien tan exigente, seguramente cederá fácilmente con un poco de adulación!’ – tenía que halagar a fondo al wyvern, jugar con su orgullo.
“Escúchame. Tu cara puede parecer un poco angulosa, pero precisamente te hace parecer más fuerte y más masculino. ¿No estás de acuerdo?”
“¡Wahahahahaha!”
La simpleza mental del wyvern fue derrotada con facilidad por la elocuencia de Weed.
“El Maestro es agradable. Parece que es una persona digna de servir.”
“Claro, por supuesto, yo te he creado. Ahora debes seguir mis órdenes con rapidez.”
“Lo haré. Pero, ¿cómo me llamo?”
Weed tenía que decidir un nombre para el wyvern al que había dado vida.
“Maestro, encuéntrame un buen nombre… por favor.”
El wyvern tenía grandes expectativas. Siendo una escultura con gran cantidad de auto-respeto, quería un nombre lleno de poder y orgullo. Weed estudió el caso durante un rato y, finalmente, se decidió por un nombre.
“Te llamarás Wy-1.”
“No sé qué quiere decir eso, pero suena bien. ¿Qué significa?”
“Significa El tipo más atractivo del cielo.
Cuando Weed dijo esto, el wyvern empezó a batir sus alas. Se trataba de alas poderosas, que podían aprovechar el aire con facilidad, consiguiendo su máximo efecto.
“Me gusta mucho.”
“Sí. Este es el nombre que he elegido sólo para ti: Wy-1.” – ¡Weed, el negociador de lengua de plata!
“Gracias, Maestro, por darme un nombre, pero hay otra cosa en la que estaba pensando.”
“¿En qué?”
“Mis hermanos. Si haces otras esculturas como me has creado a mí, ¿qué nombre tendrán?”
Weed ya había pensado en cómo llamar a los demás cuando llegase el momento. Había decidido llamarlos de forma similar a Wy-1.
“Wy-2.”
“¿Ese será el nombre de mi próximo hermano?”
“Sí.”
“¿Y el de mi siguiente hermano?”
“Wy-3.”
“Son nombres muy buenos, me gustan mucho.”
El wyvern continuó aleteando con alegría. En ese momento, Weed confirmó su decisión. ¡Este era el comienzo de una generación! Los otros wyverns estarían también satisfechos con sus nombres.
Del mismo modo que los clanes de aves de Lavias, la Ciudad del Cielo, las criaturas aladas no eran muy inteligentes. Además, este individuo había sido tallado con un pedazo de roca. Su cabeza estaba hecha completamente de piedra y a Weed no le sorprendía que su inteligencia no fuera mayor a la de una piedra.
“Salgamos. Llévame.”
“Sí, Maestro.”
Weed se subió a la cabeza del wyvern.
¡Whoosh, whoosh!
Las alas golpearon unas pocas veces y ya se encontraban flotando por el aire hacia la luz. Volaban muy alto en el cielo, y podía ver todo el cañón a sus pies. Elevándose, Weed reconoció pequeños puntos debajo de él, tales como el Jardín de Flores y la Obra Magna que había esculpido. Era la escultura que representaba el verdadero ser interior de Seoyoon.
“No sé cuándo nos volveremos a ver, ¡tú, la mujer más hermosa que he visto en mi vida!”
Weed sacudió la cabeza con pesar. Podría darse cuenta que todas sus esculturas habían sido talladas a partir de ella.
‘Debo tener más cuidado la próxima vez que nos veamos. Y rezar para que no me mate.’
Para un wyvern volando, los monstruos terrestres no suponían ningún problema. Mientras tanto, Weed se había quedado sin aliento por la vista del paisaje que había a sus pies. Finalmente, dejó atrás el cañón Yunopu y voló hacia su destino, una zona en las Montañas Yuroki.


* * *


“…”
Seoyoon quería sonreír. Quería tener una sonrisa tan brillante como la de las estatuas. Las lágrimas venían con facilidad, pero sonreír parecía imposible.
De alguna manera, eso era lo que sentía.
Drip, drip, drip
Sus rojos labios se movieron un poco. No era para nada perfecta, pero era una sonrisa.
¡Estaba contenta por este giro de acontecimientos tan afortunados!
‘Quizás, ¿hasta seré capaz de reír?’
En ese momento, su cara volvió a ponerse seria. Quedaban cosas importantes que no era capaz de hacer.
Todavía no podía hablar, ni reír. Sin embargo, aunque costara, una sonrisa era mucho y, aun teniendo el ceño fruncido, su rostro se iluminaba. Su bella piel blanca estaba representada en un sinfín de estatuas. Casi en lo más profundo de un cañón, una chica solitaria estaba situada al lado de una estatua.
Para Seoyoon, el mundo acababa de convertirse en un lugar más acogedor.


* * *


¡Craft, craft, craft!
Se trataba de una caravana mercante, cargada de mercancías, llegando a la ciudad. Tras un largo y arduo viaje, llegaba por fin a su destino. El comerciante que dirigía la caravana se dirigió al hombre que descansaba en la parte superior del carromato.
“Señor, hemos llegado.”
“¿En serio?”
El hombre saltó del carromato, aterrizando de pie.
“Esto debe ser el Reino de Prain.”
Se trataba de un hombre ancho de hombros y con el rostro bronceado. Llevaba el pelo corto y su expresión era bastante boba; realmente tenía un aspecto vulgar.
¡Era Geomchi449!
Geomchi449 había llegado sano y salvo al Reino de Prain. Su nivel era bastante más bajo en comparación con sus compañeros, que tenían una media de 241. Sin embargo, existía una razón por la que todavía era nivel 200. Había estado cazando en un bosque con la única intención de capturar venados de nivel 5, ¡con un solo propósito!
‘La sangre de venado es taaaaaan deliciosa…’
Recordaba la sensación de la pajita de hierro penetrando en el cuello del venado varias veces, hasta que finalmente moría. Era una lástima que no pudiera compartirla con nadie.
‘Cualquier cosa es buena para un guerrero siempre que tenga su espada.’
Geomchi449 viajaba dando largas zancadas y con una marcha poderosa. Todo lo que tenía era la ropa en mal estado que vestía y una bolsa llena de espadas. Había gastado todo el oro que había ganado durante sus cacerías en comida y espadas.
‘Un verdadero espadachín sólo necesita de su espada. La armadura sólo es una carga.’
Geomchi449 buscaba guerreros fuertes y famosos en el Reino de Prain. Espadachines, guerreros, caballeros, paladines… Mientras utilizasen un arma, su clase no era relevante. Sólo quería volverse más y más fuerte.
“He escuchado por ahí que es una de las personas más fuertes de esta ciudad. Le reto a un duelo.”
La persona en cuestión estaba sorprendida. Al ver que Geomchi449 vestía unos ropajes raídos, no pudo evitar hacerle una pregunta.
“¿Estás loco? Mi nivel es 280. Tu nivel parece bajo y no estás equipado de forma adecuada.”
“No es algo que me preocupe. ¿Acepta el reto?”
La mayoría de la gente que recibe un reto suele aceptarlo sin pensar demasiado en ello, simplemente lo consideran como un mero entretenimiento.
“De acuerdo. Espero que no te arrepientas cuando te haya vencido.”
“Está claro que no voy a perder.”
El tipo al que Geomchi449 había retado a duelo era un paladín. Por alguna razón, el paladín tenía malos presentimientos sobre este duelo.
“Acabas de llegar, me desafías, y usas equipo de una calidad tan mala… No sé quién eres, pero voy a luchar en serio, ¿de acuerdo?”
“¡[Escudo Sagrado]!” – el paladín recitó una de sus habilidades básicas.
“¡Dios del Sol, dame tu protección divina! ¡[Bendición del Guerrero]!”
Los paladines usan las bendiciones para protegerse y aumentar su fuerza de combate. También pueden curarse a sí mismos cuando la situación es crítica. Debido a todo esto, la mayoría de las personas tienden a evitar los duelos contra un paladín. Además, los paladines se recuperan de sus heridas con rapidez, por lo que si no les infringen suficiente daño, sencillamente ganan más salud de la que pierden.
“¡[Hoja Sagrada]!”
La espada del paladín se cubrió con una luz blanquecina. Cada vez que movía la espada, aparecían llamas sagradas. Esta habilidad usaba gran cantidad de maná, pero daba el efecto de aumentar el área de los ataques del paladín.
“Ahí voy.”
Cada vez que el paladín oscilaba su espada aparecían llamaradas blancas. Geomchi449 saltaba a su alrededor, esquivando las llamas.
‘Cada vez afecta a un área mayor… contra más se alargue el combate, más peligroso será para mí.’
Geomchi449 corrió hacia el fuego, aun a costa de perder parte de su salud, y levantó su espada mientras se aproximaba al paladín.
‘¡Cabeza!’
El sorprendido paladín bloqueó el ataque con su espada.
¡Zassssss!
La espada de Geomchi449 se deslizó a lo largo de la espada del paladín como si fuera una serpiente.
‘¡Muñeca!’
Esta vez, la espada tenía como objetivo la muñeca del paladín. Una vez más, el paladín esquivó por poco el ataque. Los ojos del paladín eran realmente agudos, habían visto innumerables combates.
Habitualmente, en los duelos de este tipo, lo decisivo era el nivel de los combatientes. En un combate corriente, una lucha con una diferencia de nivel tan grande ya habría terminado. Su oponente se defendía de manera impresionante, a pesar de la gran diferencia de nivel entre ellos.
“Muy bien.”
El paladín levantó la espada por encima de su pecho y ejecutó un ataque con todas sus fuerzas.
“¡[Golpetazo]!”
El paladín se había recuperado y comenzó a realizar una serie de poderosos ataques con su espada. Toda su fuerza se concentraba en la espada y hacía que sus golpes fueran muy potentes. Había llegado el momento de poner toda la carne en el asador.
Sin el menor atisbo de inquietud, Geomchi449 cambió su posición de combate. Los ataques de su oponente eran muy previsibles y podía esquivarlos sin problemas moviendo la cintura y los tobillos. Su espada rozó el costado del paladín haciéndole una pequeña herida, pero el daño infringido era apenas perceptible.
Los puntos de vida de Geomchi449 habían bajado un veinte por ciento al ser alcanzado por el anterior ataque de [Hoja Sagrada]; por otra parte, el paladín sólo había sufrido una pequeña herida en su costado. Las bendiciones defensivas del paladín habían anulado la mayor parte de los daños, pero la herida que el paladín había sufrido hacía que no se moviera tan rápido como antes.
Había una multitud de espectadores murmurando entre ellos, reunidos para presenciar el duelo.
“Ese tío…”
“He oído rumores acerca de personas como él, que viajan alrededor del mundo buscando gente poderosa a la que desafiar.”
“Personas que cazan monstruos poderosos y jugadores, que confían únicamente en el manejo de su espada.”
“¡Debe ser uno de ellos!”
Montones de rumores se habían expandido por todo el Continente de Versalles acerca de los geomchis.
Al ser el nivel de Geomchi449 bajo, era muy susceptible a los ataques del paladín. A pesar de su habilidad con la espada, los ochenta niveles de diferencia deberían ser decisivos. Había que añadir su falta de armadura, por lo que su estadística de [Defensa] era bastante baja. Pero combates como éste eran su objetivo.
‘Sólo mediante la lucha contra personas que sean más fuertes que yo, podré aspirar a mejorar mi técnica con la espada. Ahora necesito pensar y actuar rápido. He entrenado durante mucho tiempo y espero tener alguna posibilidad de ganar contra enemigos que tengan una ventaja tan abrumadora; de lo contrario, lo único que conseguiré es perder ante la fuerza de sus habilidades y hechizos.
Geomchi449 no había luchado sólo contra oponentes humanos. También había combatido contra monstruos en los territorios de caza, algunos cuyos nombres ignoraba. Había hecho frente a enemigos aterradores en terrenos desconocidos. Simplemente se lanzaba al combate, dejando los pensamientos a un lado.
Al igual que el resto de los geomchis, el objetivo de Geomchi449 no era alcanzar un alto nivel. Su objetivo verdadero era mejorar la concentración, luchando contra oponentes más fuertes que él. Debido a su carencia de hechizos y habilidades, dependía únicamente de su habilidad con la espada y su rapidez de movimiento.
En su búsqueda de oponentes fuertes por todo el Continente de Versalles, Geomchi449 había combatido contra innumerables monstruos. Todos los geomchis, desde el 6 hasta el 505, viajaban actualmente por todo el mundo para mejorar su habilidad con la espada. Haciendo buenas obras por el camino, cumplían de paso su deber como buenos guerreros.
Aunque esta no era la forma más rápida de subir de nivel, cualquier forma de combate servía para ir ganando algo de experiencia. Mientras tanto, los primeros cinco geomchis cocinaban y comían en el castillo de Serabourg.
“Estamos muy solitarios ahora que los discípulos nos han dejado.”
Geomchi2 sonrió tras escuchar las palabras de Geomchi.
“Bueno, tampoco es frecuente que tengamos un respiro como este.”
“Es cierto.”
Geomchi3 añadió:
“Estoy seguro que nuestros discípulos se beneficiarán enormemente con sus experiencias a lo largo del mundo.”
Geomchi4 y Geomchi5 aportaron también sus opiniones:
“Si uno busca fortalecer su habilidad con la espada, lo primero que necesita es fortalecerse a sí mismo. Si consiguen una experiencia de lucha real, su manejo de la espada se verá obligado a mejorar del mismo modo.”
“Eso es cierto.”
Sintiéndose satisfecho, Geomchi reanudó su comida y su bebida.
“Como esperaba, enviar a los discípulos a entrenarse por su propia cuenta ha sido una sabia decisión.”
“En efecto, Maestro.”
Geomchi2 sonrió. Con el asunto resuelto, tanto él como el resto de los instructores, empezaron a comer. La comida había sido pagada por sus discípulos. Los estudiantes no podían hacer uso del dinero durante su formación, ya que los instructores sabrían cómo darle un buen uso.
Siguiendo esta lógica, todos los estudiantes tenían el “firme consejo” de donar todas sus ganancias a los instructores.


* * *


En las Llanuras de la Desesperación, todos los orcos, los elfos oscuros y los humanos estaban reunidos.
¡Los líderes de cada raza estaban reunidos pacíficamente! Estaban juntos a pesar de sus diferencias para luchar contra un enemigo común, la Legión de los no-muertos.
“Pensaba que había huido.” – el nigromante hablaba de Weed con tono despectivo pero, al ver una mirada molesta, rápidamente se arrepintió de sus palabras.
Cuando regresó al área de las montañas, Weed usó su habilidad de [Transformación Escultural] para cambiar su forma a la de un orco. El grande y orgulloso orco Karichwi, con una boca repleta de dientes perversos, ojos de mirada cruel y una nariz que olisqueaba constantemente. Su extrema fealdad, aunque no era apreciada por los seres humanos, era muy importante para los orcos y hacía que su carisma saliese reforzado.
“¿Cuál es el estado de la Legión de los no-muertos?” – preguntó Weed.
“Sólo faltan dos días para que lleguen. El lich Sire ha dividido parte del ejército principal de Barr Khan y ha enviado un contingente de tropas más allá de las montañas del este. Necesitamos estar preparados para el momento en que la Legión de los no-muertos empiece a expandir su muerte por toda la tierra.”
La Legión de los no-muertos progresaba por una gran depresión a lo largo de las montañas del este. Podía ver una ominosa niebla roja que se levantaba dirección al abismo. Era una niebla de color oscuro, como una mancha sucia. Partiendo de la Legión, cada vez una cantidad mayor de humo fluía hacia las alturas, coloreando el cielo de un tono rojo oscuro. Sin duda, se trataba de un ejército extraordinariamente grande.
El nigromante expuso:
“Llegará el momento en que el cielo se vuelva completamente rojo. Cuando eso ocurra, el poder mágico de Shire aumentará en gran medida y comenzará el avance de la Legión de no-muertos.”
De repente, Weed recibió un susurro.
- Weed, he llegado al pie de la montaña – estaba escuchando la voz de Mapan.
Mapan había conseguido por fin atravesar las Llanuras de la Desesperación, con su caravana llena a rebosar de barras de plata y flechas procedentes del Reino de Rosenheim.
Elegir la profesión de comerciante no es una buena idea, a menos que uno sea una persona muy diligente. Intervienen muchas variables para conseguir beneficios con la compra-venta de mercancías.
Para empezar, era necesario aprenderse los precios de mercado de una localidad. Después, mejorar la reputación con los habitantes lo máximo posible. Las clases combatientes iban fortaleciéndose en las zonas de caza o en las mazmorras, mientras que un comerciante debía viajar para vender sus productos en diferentes lugares.
La clase de comerciante era la más sensible a los cambios en las diferentes ciudades; dondequiera que fueran, sabían el lugar donde sus mercancías podrían ser aceptadas con facilidad, incrementando así su reputación.
Debido a sus circunstancias especiales, los mercaderes reciben misiones con mucha más facilidad y, sólo con entrar a una tienda, les ofrecen todo tipo de misiones adecuadas para un mercader; por ejemplo, encontrar un capítulo perdido y añadirlo al libro al que pertenece.
Cuando consiguen cierta cantidad de experiencia y de conocimientos, pueden aparecerles misiones muy importantes posibilitando su ascenso en la jerarquía de la ciudad o de la provincia.
Precisamente ese era el sueño de Mapan, conseguir amasar una fortuna suficiente como para comprar un pueblo entero.
- ¿Qué hago a partir de ahora? Atravesar las montañas con una caravana me va a resultar complicado.
- Espera ahí. Ahora te envío a alguien para que te muestre la ruta.
Weed señaló a unos orcos.
“Vosotros, chicos, ¡chwiik!”
“¡Chwik! ¡Chwik! ¡Chwik! Danos tu orden.”
“Hay un ser humano a los pies de las montañas, trayendo algunos bienes en su caravana. Escoltadlo hasta aquí, teniendo cuidado de no asustarlo.”
“Entendido. ¡Chwichwik!”
Los orcos partieron sin perder un segundo.


* * *


Mapan descansaba mientras esperaba la llegada de Weed. Había atravesado las Llanuras de la Desesperación y ahora se encontraba en las Montañas Yuroki. La vegetación era exuberante, los pájaros cantaban en densos bosques y una refrescante brisa soplaba a lo largo de las llanuras.
‘Haber venido hasta aquí me hace sentir realmente bien.’
Mapan estaba fascinado con el paisaje. A lo largo de la cordillera fluía un río. Se trataba de un río de aguas cristalinas repleto de peces; ciervos y jirafas pastaban por toda la llanura.
‘Al final resulta que esta montaña está bien.’
Mapan estaba realmente satisfecho con las vistas. Desde que se había convertido en comerciante, había escogido sin dudar las rutas  que pareciesen más seguras, por lo que rara vez se había aventurado por las montañas. Estas montañas le recordaban al tiempo en que Weed y él habían viajado por el Reino de Brent.
La magnitud de las montañas era algo realmente magnífico, con multitud de acantilados rocosos difíciles de atravesar. Cerca de la cima de la montaña, los árboles estaban cubiertos por nieve. El viento era un poco frío, aunque un viaje en estas condiciones era perfecto. Mapan tenía vagos recuerdos de estas montañas.
‘¿No he estado aquí antes? Sin dudarlo, es la primera vez que vengo aquí, pero contemplando este paisaje…’
Pero eran recuerdos tan remotos…
Era imposible que Mapan hubiera visto esto antes. Sin embargo, notaba una punzada de familiaridad. Incluso reconocía las nubes de nieve cercanas a la cima de la montaña; era tan extraño.
‘¿Dónde he visto esto antes?’
Un grupo de orcos apareció bajando desde la montaña. Mapan les entregó su carro con manos temblorosas.
“¡Estoy borracho-ik! Transporte. Yo me encargo.”
Mapan sentía su debilidad y le desconcertaban las palabras de los orcos. ¿Por qué actuaban así?
‘Es verdad, ¡el Salón de la Fama! He visto estas montañas en un vídeo del Salón de la Fama.’ – Mapan estaba muy emocionado, pero aún no podía creer que existieran orcos como éstos.
“¿Tienes algún problema? ¡Chwiik!” – le preguntó el orco mientras agitaba su lanza.
“¡Humano! Llevar a Karichwi. ¡Chwichwik!”
Los orcos comenzaron a ascender la montaña una vez más, transportando con facilidad la carga que Mapan había traído con tanto esfuerzo. Un nervioso Mapan siguió a los orcos y, al ver la Ciudadela de los Elfos, lloró aliviado.
‘Hemos llegado. Este es el destino.’
Weed se encontraba dirigiendo a un grupo de orcos, transformado en Karichwi.
“Gracias por tu trabajo, Mapan. ¡Chwiik!”
El ‘¡Chwiik!’ le sonaba extrañamente familiar. Mapan se dio cuenta que Karichwi, en realidad, era Weed disfrazado. Fingía ser un orco.
“¡Weed! Esta situación…”
“¡Hay mucho que contar, chwik! Hablaremos más tarde, ahora estamos a punto de empezar el combate final. ¡Lucille!”
Weed había conocido a un herrero en una de las Aldeas de los Exiliados llamado Lucille.
“Chwichwik. Ven aquí y empieza a fabricar las armas.”
“Entendido.”
El herrero humano llevó rápidamente los materiales de la caravana a la fragua y comenzó a trabajar en ellos. Una vez que estuvieran debidamente equipados, los seres humanos, los elfos oscuros y los orcos harían mucho más daño a los no-muertos.
Sin embargo, los elfos oscuros eran muy orgullosos, y eran reacios a obedecer.
“Pffffff, son simples armas de plata.”
“¿Y esas armas tan burdas? ¿No son mejores nuestras armas de mithril?”
“¡Lo que llamáis ‘armas burdas’ van a ser cruciales en nuestra lucha!” – dijo Weed.
Weed había gastado toda su fortuna para estas ‘armas burdas’, de las que los elfos oscuros ahora querían desprenderse.
En cambio, los orcos estaban encantados y no daban ni un problema.
“Mi arma es muy fuerte, ¡chwiik!”
“Es tan brillante…”
Los ingenuos orcos estaban muy contentos con sus nuevas armas de plata.
El plan de Weed para luchar contra la Legión de no-muertes estaba a punto de ejecutarse. Esta vez, su lucha contra los no-muertos no iba a ser algo improvisado.
‘Los orcos serán la vanguardia, yendo los elfos por detrás.’ – como buen estratega, había preparado su colocación con máximo cuidado.
Las flechas de plata que Mapan había traído estaban distribuyéndose inmediatamente a todos los elfos oscuros. Su habilidad con el arco era increíble, a pesar de usar únicamente arcos y flechas de roble. Su poder no debía ser subestimado.
Los preparativos para la guerra estaban casi completados. Tanto los orcos como los elfos oscuros ya casi estaban preparados. Los elfos oscuros habían terminado de reparar los muros de la fortaleza. Además, se habían cavado trincheras frente a las murallas.
Gracias a su posición más elevada, resistir el asedio iba a resultar algo más fácil. Los elfos hacían grupo, y los orcos eran un enjambre. Los humanos daban instrucciones para reforzar aún más la fortaleza.
Al fin, el castillo estaba completo. ¡Era enorme y hermoso!
A lo largo de toda la cordillera, se erigía un tramo de muralla. En la parte superior de cada torre, había calderos llenos de ardiente alquitrán. Todas las puertas estaban hechas con roble macizo.
Weed había supervisado la realización de casi todas las defensas. Pero, si uno miraba de cerca, se daba cuenta que todo había sido construido con prisa. Parecía como si todo pudiera caerse de repente, sin previo aviso. Los culpables eran los perezosos orcos. Realmente, los elfos oscuros habían hecho bien su trabajo, pero eran muy pocos en comparación con la horda.
‘Tendrá que servir. Los no-muertos no son muy listos.’
Weed no quería hacerlo, pero se vio obligado a abandonar la supervisión de la última parte de las reparaciones para dar vida a más esculturas. Por supuesto, cada creación suponía la pérdida de dos niveles. Una estrategia de novato podría haber sido crear cien esculturas. De todos modos, ahora era el momento para dar vida a muchas esculturas.
‘Nada es gratis. No puedo esperar completar una misión de rango ‘A’ sin hacer algo extraordinario.’ – Weed se secaba las lágrimas mientras terminaba la primera escultura.

Cada vez que concedía vida a una escultura, perdía dos niveles. Aunque le suponía un dolor de corazón, era una inversión necesaria. Quedaban sólo dos días para el enfrentamiento contra la Legión de no-muertos; para ese momento, el nivel de Weed había caído hasta el 279, tras conceder la vida a nueve wyverns más.




8 comentarios:

  1. Hay Mapan al fin te diste cuenta que ese chico era quien estaba atrás de la misión A y mientras tanto... Weeb se pierde el jugoso contrato de una televisora... si los otros llegan y venden eso antes que él... llorará lágrimas de sangre

    ResponderEliminar
  2. Weed deja de perder dinero cabron me defraudas ve a una televisora Ya

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. orcos, elfos oscuros y humanos alianza para detener a una legión de No-muertos .... donde eh visto esta historia antes :T XDDD oh si Warcraft 3

    ResponderEliminar
  5. Geomchis son puros nakeds de dark souls (koreano promedio)

    ResponderEliminar
  6. y eso que le quedaban 3 nivel para el 300 antes de dar vida a las estatuas

    ResponderEliminar