sábado, 5 de diciembre de 2015

Volumen 6 - Capítulo 2

Volumen 6 Capítulo 2
Lavias, Ciudad del Cielo
Traducido por DaniR
Corregido y editado por AMarauder y DaniR



Alguien apareció en una de las muchas mazmorras ocultas. Se encontraba en un calabozo oscuro y miraba a su alrededor de forma confusa. Afortunadamente, pronto recobró sus sentidos.
“¡[Luz]! Créate ahora mismo.”
Tan pronto como la [Luz] fue invocada, las sombras se retiraron debido a sus llamas. La chica había lanzado el hechizo para poderse mover libremente. Originalmente, quería ser una maga, aunque también deseaba empuñar una espada. Era sabido que no existían grandes variantes entre espadas, todas ellas se basaban únicamente en el ataque de corte. Portaba un arco en el hombro y tenía el aspecto de una sacerdotisa. Cuando no era posible usar ataques físicos, usaba hechizos y plegarias. Su clase estaba bien compensada. Se trataba de una chamán.
¡Da’in!
Había estado gravemente enferma y no había tenido más remedio que abandonar el juego con el fin de ser operada. Ahora estaba de vuelta.
‘Todo sigue sin cambios.’
Los ojos de Da’in se iluminaron. La suerte había estado de su lado, y era hora de seguir hacia delante con la cabeza bien alta.
“Señorita, necesito preguntarle algo.” – el ser que había pronunciado esas palabras era un Dullahan.
Debería de tratarse de una situación terrorífica, pero para Da’in era una cosa familiar.
“¿Qué es lo que te pasa?” 
“Estoy buscando una cabeza, mi cabeza. Si la ve, dígame dónde está.”
¡La horrible criatura sostenía en sus brazos la cabeza que estaba buscando! 
Da’in decidió darle una respuesta:
“A partir de ahora, cierra el pico.”
“¿Qué ha dicho?” 
“¡Olvídalo!”
De repente, Da’in cerró sus dos puños y, sin piedad, destruyó la cabeza del Dullahan.
En el pasado, odiaba la caza de no-muertos. Pero, tras regresar sana y salva de la operación, consideraba al Dullahan como un monstruo más. Y sus habilidades no sólo se centraban en el ataque sin armas, ya que en el tiro con arco era bastante eficiente. También podía recitar diferentes oraciones de clérigo, y conocía hechizos tanto de maldición y como de daño. ¡Incluso tenía un nivel muy elevado de [Maestría de la Espada]!
La única pega para Da’in era que su clase era incapaz de desplegar el mismo poder como la clase original ya que, al tratarse de una chamán, tenía acceso a todas las habilidades pero sin poder llegar a especializarse. Sin embargo, daba la impresión de tratarse de una clase muy eficaz en el combate.
Ahora bien, había que considerar el origen de su actual estado de ánimo. Todo había comenzado aquí, con un jugador llamado Weed.
Da’in había comenzado con puñetazos y patadas, y pensaba continuar con la esgrima. Usarlo en el Dullahan era excitante.
“¡Mi cabeza, mi cabeza! Me duele mucho la cabeza.”
“Ha sido un poco estresante estar confinada en un hospital.... por favor entiéndeme. No durará mucho más. ¡[Maldición de Sangre]!”
Aunque parezca contradictorio, usaba la [Maldición de Sangre], que pertenecía a una familia concreta de hechizos.
¡Dullahan, el monstruo, era bendecido con la maldición de la oscuridad!
Estaba siendo apaleado, y acto seguido, restauraba, su vida a una cantidad aún mayor que la inicial. Eran tormentos y encantamientos horribles.
En efecto, no se trataba de matarlo. Enviaba bendiciones de apoyo para el Dullahan, y después lo golpeaba, algo totalmente contradictorio. Tras largo tiempo golpeando al Dullahan, lo remataba a base de flechazos. ¡Volvía a practicar sus habilidades después de tanto tiempo!
Con las manos desnudas, esgrima, tiro con arco, magia… todavía se sentía la misma.
El lastimoso Dullahan se convirtió en el objetivo de toda su práctica.
‘Mis habilidades no están demasiado oxidadas.’ – Da’in sonrió alegremente.
En el pasado, cuando jugaba a Royal Road, sólo se había preocupado en aumentar sus habilidades en vez de subir de nivel. Mejorar al enemigo, luchar contra él, y así sucesivamente. El nivel de sus habilidades había subido de forma fuera de lo normal.
‘¡Es agradable ver Dullahans, y perros esqueletos!’
Da’in caminaba sola, paseando por el calabozo de los no-muertos. De todas formas, su cuerpo vagaba sin un rumbo fijo. Realmente, después de largo tiempo volvía a caminar;  se deleitaba con cada paso, como si el hecho de respirar pudiera embriagarla. Cuánto lo había echado de menos mientras estaba postrada en cama.
Sólo una bocanada, ansiándola como si se tratara de una comida.
Solamente una persona que ha estado gravemente enferma puede notar cómo de hermosa y maravillosa es la vida. Aun así, cada vez que un monstruo aparecía en su línea de visión, Da’in lo derrotaba en un momento.
Guerreros esqueletos, Caballeros esqueletos.
Poco antes de la operación, surgieron los esqueletos. Se trataba de una cirugía de alto riesgo. Hay muchos casos en que el paciente muere en medio de la operación. Las personas temen que ‘si sólo quedan huesos después de la muerte, esto será lo que nos espera.’
¡Vagaba por el calabozo de no-muertos con el único propósito de contemplarlo! En su memoria, el área era totalmente estéril, pero sutilmente diferente.
Habitualmente, estaba decorada con estalactitas grises y negras, que colgaban en la cueva de forma natural o se hallaban destrozadas. Pero esta vez habían estatuas cinceladas por todas partes.
Has contemplado las ‘Estatuas Sin Nombre de Lavias’.
Estas esculturas rememoran recuerdos muy queridos que se han convertido en santuario y guía en estas peligrosas mazmorras. Estas misteriosas estatuas fueron creadas por un escultor anónimo.
Efectos:
Las esculturas emanan tranquilidad, lo que aumenta la [Vitalidad] y el [Maná] del jugador en un 25%.
Aumenta la velocidad de movimiento en un 10%.
Los ataques de los monstruos tienen una penalización del 5%.
Los efectos no se acumulan con los de otras esculturas.


‘¿Y estas estatuas?’
Da’in se sentía muy incómoda porque las esculturas no encajaban en cómo su memoria recordaba el lugar.
‘¿Por qué está todo esto aquí?’
Repentinamente, en el momento en que estaba a punto de darse la vuelta, el aspecto de la estatua le pareció extrañamente familiar.
¡Un hombre de expresión feroz levantaba ligeramente la ceja! Y la mujer realmente se parecía a ella.
‘No puede ser...’
Da’in miró al hombre. Sin duda, se trataba del hombre que había conocido en Royal Road poco antes de su cirugía; aquella persona que hasta el final estaría profundamente grabada en su corazón.
En aquella ocasión, Da’in y este hombre habían forjado un grupo fantástico. Las diversas especialidades del chamán, junto con la fuerza de Weed, habían barrido de monstruos la mazmorra de no-muertos.
“¡Oh, Weed!”
Las lágrimas fluían sin control de los ojos de Da’in.
‘Sniff. Me había prometido no volver a llorar, pero...’
Antes de someterse a la operación, se lo había imaginado un centenar de veces: tendría una nueva vida, siendo feliz por el mero hecho de estar viva. Y nunca lloraría.
Pero ahora, derramando estas lágrimas, sentía algo indescriptible.
Cuando se la llevaron para la operación, pensaba que nadie la recordaría. Su existencia sería completamente olvidada; no tenía conocimiento de nadie que pudiera recordarla.
Sin embargo, había una persona que le había dado esto como recuerdo. Un hombre había dispuesto su aparición en la escultura.
Podía sentir los latidos de su corazón. Empezó a latir con rapidez y sus manos temblaban ligeramente. Todo el cuerpo de Da’in estaba siendo sacudido por la emoción. Un rato después, se percató de unos grabados que habían sido escritos en la base de las estatuas. La letra era tan mediocre que parecía haber sido escrita por un niño.
Geomchi. ¡Castigando la ignorancia!
Geomchi2. ¡Todos los hombres deben trabajar duro!
Geomchi3 ha estado aquí.
Geomchi4. Sirvo a mi maestro, el que trae gloria a mi vida.
Geomchi5. Es necesario conseguir novia. Aún somos treintañeros.
(...)
Geomchi194. Tengo hambre. ¿Alguien me presta un poco de pan de cebada?
(...)
Geomchi321. Ayer estaba muerto de hambre.
Geomchi322. Son monstruos canijos; y no hay comida.
(...)
Geomchi345. Busco pareja. Sin condiciones requeridas. Tan solo que esté dispuesta a aprender a cocinar.
(...)
Geomchi505. Hola, mucho gusto. Me llamo Geomchi505. También me conocen como Hajiyo, el más guapo y más joven. Jajaja.


Da’in avanzó por toda la mazmorra de los no-muertos dando un gran rodeo; para quedarse inmóvil después. Había pasado mucho tiempo desde su batalla contra los Dullahans y sus cabezas; buscó las creaciones anónimas de Weed. Allí donde Da’in y Weed habían almorzado, reposaban dos esculturas de ellos.
‘Increíble. Estas estatuas...’
Los ojos de Da’in se humedecieron con sus propias lágrimas. Podía no ser gran cosa, pero las emociones eran suficientes para que su corazón le doliera. Estuvo contemplando la escultura largo rato. Lentamente, siguió su recorrido por el calabozo disfrutando del momento.
“¡Khu, khu, khu! Aquí no permitimos seres humanos.”
“¡Aquí y ahora, ésta será tu tumba definitiva, tu lugar de paz eterna!”
“¡Ríndete! Yo te guiaré en el descanso eterno.”
¡Tres esqueletos! De vez en cuando, los monstruos que rondaban la zona la alcanzaban y tenían que ser golpeados con firmeza. Pero ahora se trataba de algo totalmente inaceptable. Les destrozó todos los huesos con una rabia furiosa por haber cometido el delito de interrumpir su momento.
Aunque en realidad, ¡los esqueletos no hacían más que defender su territorio, y era Da’in la que los interrumpía!
Las estatuas habían sido construidas con el deseo interior de no permitir que los enemigos estuvieran cerca de ellas pero, al fallar, Da’in había sido interrumpida por los monstruos. Todo lo que debía hacer era dejarse llevar sin poner freno para derrotar a los monstruos. Dio rienda suelta a todas sus habilidades de chamán para atacar y derrotar a los enemigos.
Salió de la mazmorra dos días después.


* * *


“¿Así que esta es La ciudad del cielo?”
“Sí. Este lugar ha sido descubierto recientemente por algunos aventureros. El único problema es que sólo las personas que hayan hecho importantes labores sociales en el pueblo Baran, pueden subir hasta aquí.”
En Lavias había muchos aventureros. Da’in no podía encontrar a Weed por mucho que buscara a su alrededor; mientras tanto, otros jugadores se dedicaban al descubrimiento de nuevas zonas o a hacían misiones por su cuenta.
Una ciudad en el cielo.
El hecho de poder ver las nubes pasando tan cerca, debido al flujo del viento, hacía que los turistas se quedaran encantados; sin duda, era un espectáculo para la vista. Jugadores de bajo nivel que se dedicaban al turismo, arriesgaban sus vidas por el mero placer de la visita.
Lavias se había hecho famosa. Incluso los nobles de varios reinos habían anunciado oficialmente su interés  en visitarla. A menudo, se dejaban ver nobles de los reinos de Rosenheim y Brent. Habían aparecido misiones extremadamente bien pagadas pidiendo escoltas para que el viaje fuera seguro.
‘Aquí hay un montón de gente.’
Da’in caminó lentamente adentrándose en la ciudad. Mientras contemplaba la gran variedad de tipos de aves, una de ellas le saludó.
“¡Caw, caw! Es la primera vez que te veo. ¿Eres nueva en la ciudad?” – el que hablaba era Tom Ball, el nuevo anciano.
Además de la suya, había muchas otras tribus de aves. Era un cuervo, y batió sus alas.
“Humana, ¿eres poderosa? Parece que eres muy conocida; me gustaría pedirte un favor. Aquí arriba, en Lavias, todos hemos tenido mala suerte con los muertos vivientes.”
“¿Sabes cómo recolectar hierbas? Si lo sabes, te enseñaré la medicina natural basada en hierbas; ¿puedes darme doscientas monedas de oro? Estoy buscando una hierba en especial que nace en lo más profundo de una cueva. Necesito la hierba con sus raíces pero, cuando estés desenterrándolas, ten cuidado, podrías resultar herida.”
Únicamente encontraba recomendaciones.
Había conocido una amplia variedad de tribus diferentes de aves, pero eran incapaces de recordarla. Aun cambiando el jefe de la tribu, eran increíblemente olvidadizos. A pesar de las ayudas que había prestado Da’in a la tribu del cuervo negro, había sido olvidada.
De repente, mientras deambulaba sin preocupaciones, Da’in echó de menos a Weed.
‘Debe estar en algún lado, en medio de una aventura o algo así. Y seguramente habrá subido muchos niveles.’
¡Quería estar a su lado! ¡Quería compartir con él su alegría por vivir!
Sin embargo, no tenía forma de ponerse en contacto con Weed. Antes de la operación, había desactivado de forma deliberada la lista de amigos. Aunque hubiese regresado, él no podía tener constancia del hecho. Estaba muy arrepentida de haber rechazado su solicitud de amistad. Si no se registraba la amistad por un contacto directo, aparecían miles de personas con un nombre similar. Esto significaba que no había manera de contactarle.
‘Bueno, que sea lo que quiera. Si el destino decide reunirnos de nuevo, entonces así será. Pero si esto sucede, ¿será un mal reencuentro?’
Podría ser que la diferencia de nivel fuera tan alta que sería imposible tener la oportunidad de volver a encontrarse. De todos modos, tampoco se trataba de un gran problema. Teniendo en cuenta la gran diferencia de habilidad que tenía con su nivel real, podría acercarse con facilidad.
‘Ahora soy libre de ser yo misma. Ya no tengo que preocuparme por la muerte. Tengo tiempo.’
En ese momento, Da’in estaba sola y se percató en cómo varias mujeres se le acercaban.
“Saludos. Tengo un problema y agradecería tu ayuda. ¿Eres capaz de confiar en mí? Me llamo Geurati, la bruja espiritual del viento.”
Da’in asintió felizmente con la cabeza.
¡Aventuras! ¡Cacerías!
Deseaba completar misiones y hacerse más fuerte.
‘Lavias, ubicado en el Continente de Versalles, donde cualquier lugar plagado de monstruos es bueno.’
* * *
Los geomchis habían dejado de subir de nivel; esto se debía a la construcción de la pirámide.
“¡Kkeungcha!”
“Trescientos cuatro, sólo un poco más. Demostremos nuestra fuerza.”
“Sí, señor. ¡A muerte!”
Les habían encomendado el trabajo más duro: el transporte de piedras para la pirámide.
Selena, una bonita chica que tenía una tienda de flores en el campo cercano, se les acercó para hacerles una petición:
“Mi casa se está cayendo a pedazos en estos momentos y necesita montones de reparaciones, ¿podrían ustedes ayudarme por favor?”
¡Ding!
Nueva misión: [La casa de Selena].
Hay una casa en mal estado en Serabourg. Si reconstruyes la casa de Selena, tendrás su amistad.
Dificultad: D
Recompensa:
La amistad de Selena.
Restricciones:
Hay que tener cierto nivel de [Fama].
Se necesita experiencia previa en la construcción.


Para empezar, ésta no era una misión común. ¡La única recompensa era, lisa y llanamente, la amistad con Selena!
Cuando empiezas a jugar a Royal Road, no se te permitía abandonar la ciudad  durante las primeras cuatro semanas. Era necesario aprender cómo jugar y, hasta cierto punto, había que elegir cuidadosamente entre las misiones de acuerdo con sus respectivas recompensas. ¡Variaban entre grandes cantidades de dinero, experiencia o un artículo exclusivo!
Una petición para trasladar objetos usando tu propio cuerpo; incluso una misión basada en la arquitectura no les iba a resultar nada difícil. Por eso, cuando los geomchis escucharon a Selena, fueron donde ella alborotados.
“¡Por favor, yo lo haré, por favor!”
“¡Acéptame y me convertiré en tu esclavo!”
“¿Una casa? ¡Te voy a construir un palacio!”
Gracias a la belleza de Selena, todos se apresuraron para recibir la misión. Geomchi3 y Geomchi2 no fueron capaces de llegar a tiempo… aunque ya estaban sosteniendo diversas herramientas para la construcción de la casa.
Profesores o alumnos, la lucha desesperada por el amor era la misma.
De hecho, se movilizaron hasta quinientos trabajadores para construir la casa de la chica de la tienda de flores. Gente suficiente para construir una casa en uno o dos días.
¡Los geomchis habían aprendido el arte de la construcción gracias al trabajo en la pirámide! Se habían hecho cargo de muchas cosas; una tienda de flores sería como comerse un pedazo de pastel. Sin embargo, la construcción por parte de los geomchis de la casa de Selena se realizaba con lentitud.
“Aquí, toma algo de beber.”
“¡Jajaja! Gracias.”
“Qué se le va a hacer, este tipo de cosas...”
Cada vez que Selena decía o hacía cualquier cosa, los geomchis se peleaban por verla o hablar con ella. En su ausencia, ralentizaban su trabajo de forma deliberada hasta que ella volvía a aparecer. Lo único que hacían era fingir que trabajaban duro.
Habían pasado unos diez días tras el inicio de la construcción de la tienda de flores. A pesar de que el trabajo estaba casi terminado, buscaban más maneras de alargar las tareas.
Geomchi105 se hundió en una expresión de profunda tristeza.
Geomchi3 se le acercó.
“¿Cuál es el problema?”
“¡Oh, maestro Geomchi3i! Para ser honesto... ahora que estamos a punto de terminar la tienda, no volveremos a ver tanto a Selena, ¿verdad?”
“Será un trago agridulce, ¿no crees?”
“Sí, lo sé. Selena no es realmente un ser humano... pero me gusta. Es muy agradable y también tiene una hermosa sonrisa. No ha pedido mucho. Ojalá este trabajo pudiera durar, por lo menos, una semana más.”
Geomchi105 se lamentaba con la despedida de Selena. Entonces, Geomchi3 estalló en una carcajada.
“¡Tonto! Esto es lo que vamos a hacer.”
Geomchi3 blandió violentamente la espada y lanzó un ataque contra el muro de la tienda de flores, demoliéndolo. Entonces, los geomchis aplaudieron juntos, alborotados.
“Ese es nuestro maestro.”
“¡Es el mejor!”
“¡Ha sido una idea excelente!”
Oían los ecos de la caída mientras la tienda de flores que los geomchis habían construido con el sudor de su frente se destruía por completo. Así pues, frente a Selena, la tienda que casi estaba terminada fue totalmente destrozada.
‘La pequeña tienda de flores que los geomchis habían construido.’ – pensaba mientras lloraba con tristeza.
“Boo-hoo.”
“Selena no podrá vivir aquí nunca más.”
“En mi juventud, me golpearon doce personas y no derramé ni una sola lágrima, pero esto…”
Aunque eso sólo fue el principio.
Después de la tienda de flores de Selena en la ciudadela de Serabourg, aparecieron muchos pedidos para la construcción, tanto de casas como de tiendas. El criterio de los geomchis para la selección de estos trabajos era simple: todo lo que se necesitaba era una mujer con el cuerpo adecuado o la cara bonita.
“¡No es necesario ninguna recompensa, amiga mía!”
“Voy a trabajar hasta desfallecer sólo para ver tu sonrisa.”
“¡Hijuk, me ha sonreído!”
En el terreno de construcción, los geomchis se afanaban apilando ladrillos. Con la única y noble intención de ver chicas, trabajaban a fondo para construir una casa. Desde el castillo de Serabourg podía verse a muchos trabajadores en camiseta bien bronceados.
Después de la construcción de la pirámide, calcular la cantidad masiva de piedra que había sido utilizada sería un arduo trabajo.
¡Ding!
¡Habilidades de arquitectura!
Debido a la repetición de acciones, se han adquirido habilidades de arquitecto: [Albañilería] y [Excavación].


[Albañilería] – 1 [0%]
Los ladrillos se apilarán de forma correcta y ordenada en la construcción de edificios. Con esta habilidad, sin importar la cantidad de ladrillos, el muro será perfecto.


[Excavación] – 1 [0%]
El suelo puede ser excavado con rapidez.


Es bastante complicado definir una clase, incluso las de artesanía; como había pasado anteriormente, no se trataba de una clase reconocida como tal.
La excepcional habilidad en [Cocina] de Weed había provocado que su [Destreza] aumentara; del mismo modo, mientras los geomchis trabajaban en la construcción y gracias a sus esfuerzos sobrehumanos, habían aprendido habilidades arquitectónicas: [Albañilería] y [Excavación], lo que suponía un incremento de su [Fuerza]. Con el fin de aumentar sus habilidades arquitectónicas, los geomchis completaron misiones de remover la tierra y apilar ladrillos.
Como resultado de todo esto, tres meses después, los geomchis consiguieron conocer a todas las bellezas del Reino de Rosenheim y continuaban con su búsqueda. En estos momentos, a un geomchi se le hacía difícil caminar por las calles.
“¡Hola, hermano 110!”
“¡Muchas gracias por la última casa que nos ha construido, hermano Geomsipohchi!”
Las personas que venían de visita no podían creer lo que habían hecho los geomchis.
¡Sólo un geomchi podía hacer este tipo de trabajo!
Tras unos meses, los geomchis se habían hecho muy populares en la construcción de casas y por su entusiasmo por las hermosas residentes del Reino de Rosenheim.
A partir de entonces, uno a uno, fueron llegando los nobles.
“He oído hablar de vuestro trabajo. Se dice que eres bastante conocido en esta zona. Me gustaría que me construyeran una mansión. No se tratará de una simple casa, sino de algo mucho más grande, por lo que si aceptas os pagaré bien.”
Nueva misión: [Construir una mansión adecuada para el noble Barón Arias].
Cerca de la capital del Reino de Rosenheim, el Barón Arias dirige una ciudad bastante grande. Debido a la gran afluencia de mercaderes y productos, ha ganado mucho dinero y ahora puede permitirse una residencia en condiciones.


“No estoy interesado.”
Has rechazado la misión.


Desde hacía tiempo, los geomchis negaban ciertas misiones sin darles siquiera un vistazo.
“¿Qué somos, tus siervos?”
“¡Simplemente es demasiado trabajo extra que hacer!”
“No importa lo mucho que quieras ofrecer, sigo sin estar interesado.”
Los geomchis notaron cómo el gordo Barón Arias los miraba con una expresión de burla. Sin embargo, cuando eran solicitados por una mujer bonita de la ciudad, aceptaban sin pensarlo.
“¡No hay problema, acepto!”
“Voy a dar lo mejor de mí para ayudarte en esa construcción.”
Los geomchis trabajaban con gran fervor. Además, practicaban sus habilidades y pasaban su tiempo libre cazando y visitando mazmorras. Llegó un momento en que todos los geomchis superaron el nivel 220.
“¡Ventana de Estado!”
Nombre del personaje:
Geomchi505
Nivel:
220
Clase:
Artista Marcial
Alineación:
Neutral
Titulo:
Ninguno
Fama:
1.632
Salud:
27.060
Maná:
4.402
Fuerza:
850
Agilidad:
455
Vitalidad:
230
Sabiduría:
65
Inteligencia:
40
Espíritu de Lucha:
130
Aguante:
120
Resistencia:
180
Belleza:
20
Carisma:
60
Liderazgo:
30
Fe:
10
Suerte:
5
Ataque:
1.340
Defensa:
195
Resistencia a la Magia de Fuego:
20%
Resistencia a la Magia de Agua:
20%
Resistencia a la Magia de Tierra:
20%
Resistencia a la Magia Negra:
20%


En ese momento, un rival desconocido se plantó ante Geomchi. ¡Se trataba de un vagabundo ataviado con una armadura ligera y una capa!
Geomchi estaba intrigado. A continuación, el vagabundo dijo:
“Has ido perfeccionando poco a poco tu habilidad con las artes marciales. Tú y tus colegas, he oído hablar de vuestra reputación. ¿Vosotros vivís para servir a las mujeres? He dedicado toda mi vida a perfeccionar mis artes marciales.”
El vagabundo parecía tener exactamente la misma clase que los geomchis: un artista marcial.
A continuación, el vagabundo volvió a hablar.
“¿Conoces el significado real de la fuerza? Geomchi, perfeccionar solamente tus habilidades nunca será suficiente. Experimenta en el amplio mundo que nos rodea, vuelve y derrótame. Entonces yo te guiaré hacia la verdadera fuerza.”
¡Ding!
Nueva misión: [Conviértete en un guerrero.]
El mundo que te rodea está atestado de monstruos que esperan ser cazados. Encuéntralos.
Tanto mujeres jóvenes como señoras de buen ver buscan a aquellos que son caballerosos, a ser posible en su mismo reino.
Se dice que si alguien viaja a través de todo el Continente de Versalles y es capaz de regresar, puede renacer como un verdadero artista marcial.
Dificultad: Misión de clase avanzada de alto rango.
Recompensa: Posibilidad de obtener más habilidades.
Restricciones: Misión limitada a artistas marciales. Se requiere cierto nivel de [Fama].


Cuando el vagabundo desapareció de su vista, todos ellos se reunieron en formación, desde Geomchi hasta Geomchi505. Había llegado el momento, y Geomchi debía tomar una decisión.
“Escuchadme todos. Durante este tiempo nos hemos mantenido en Royal Road como un grupo compacto.”
“…”
¡Las expresiones de los geomchis eran de completa seriedad! No se permitían ninguna distracción,  escuchaban las palabras de su maestro.
“Cuando estamos unidos, somos temibles. Tan aterradores como para ser evitados. Incluso contra nosotros mismos seríamos fuertes.”
Cuando los geomchis cazaban en una mazmorra, la mayoría de los usuarios los insultaba y cambiaban de zona. ¡Monopolizaban a los monstruos y eran el foco de las miradas de las jugadoras más guapas! ¡Comían alimentos que no quemaban al cocinarlos, y disfrutaban de un arroz delicioso sin necesidad de luchar por él! ¡No importaba lo atestada que estuviera la mazmorra, porque ellos podrían encontrar un lugar de la zona que estuviera aislada!
“Ha llegado la hora de conocer el resto del mundo. Cada uno de nosotros debe seguir por caminos separados a lo largo de todo el continente, derrotando a los monstruos más poderosos. Dentro de seis meses, volveremos a encontrarnos en el Reino de Rosenheim.”
“Entendido. ¡Maestro!”
“Le veré pronto.”
“Por favor, manténgase a salvo Maestro”
Los geomchis se despidieron entre ellos y se alejaron. Por equipaje, llevaban una pequeña mochila que contenía tan solo pan de cebada. En realidad, nunca dejaban nada tras su paso.
¡Los geomchis se esparcieron por todo el continente! Aunque la separación entre el maestro y los alumnos había sido agridulce, los discípulos partieron con la cabeza bien alta y con caras sonrientes.
‘Por fin ha llegado la hora de comer hasta reventar.’
‘Creo sinceramente que me voy a morir de hambre.’
‘Ahora mismo voy a cazar un conejo y asarlo.’
Para convertirse en verdaderos guerreros, los geomchis se separaron y partieron del Reino de Rosenheim.


* * *


¡Un día típico en la Universidad de Corea del Sur!
Los jugadores profesionales suelen tener pocas expectativas de que una solicitud sea tramitada. Y, si ésta es casualmente aceptada, sus problemas sólo se hacen mayores.
‘Hermano mayor, con franqueza, tengo algo que decirte…’
Lee Hayan dudaba mientras sostenía la carta de aprobación. Hoy era el día de la entrevista en la Universidad de Corea. Sin embargo, Lee Hyun tenía que estar presente en la entrevista de acceso.
‘No puedo ocultarlo más tiempo, tengo que decírselo...’
Tras atormentarse durante largo tiempo, Lee Hayan tomó una decisión.
¡Menudo desafío!
Hayan fijó su vista en Hyun mientras cerraba la puerta.
“Hermano, hay algo que tengo que decirte. Tienes que ir a la Universidad de Corea para hacer una entrevista.”
En el momento que Hayan hablaba, Hyun estaba centrado consultando la página del Salón de la Fama.
“¿Entrevista? ¿Qué entrevista?”
“Me refiero a la entrevista para la inscripción en la Universidad.”
“¿Cómo? ¿En serio?”
Hyun dio un salto, sobresaltado.
¡Así, de repente, una entrevista en la Universidad Nacional de Corea del Sur!
Hayan inclinó la cabeza y dijo malhumorada:
“El tema es... actualmente se ha aceptado el formulario de admisión. Es obligatorio que te presentes en la universidad para la entrevista... Hay muchas personas que están interesadas en ser aceptadas a día de hoy.”
Lee Hyun conocía de sobra estas reuniones para admitir nuevos estudiantes en la universidad. Frecuentemente, había muchos más candidatos que plazas por ocupar.
Lee Hyun, nervioso, preguntó:
“¿Qué es lo que has hecho?”
“He enviado una solicitud de acceso en lugar de tirarla a la basura. Estabas tan ocupado que lo hice sin tu permiso. Lo siento, hermano.”
Mientras Hayan intentaba disculparse, Hyun se enfadaba cada vez más, pero era capaz de soportarlo. No podía regañarla por actuar por su cuenta. Sin embargo, le arrebató la carta de las manos.
“Este documento, junto con la entrevista, significa que alguien está aceptado, ¿verdad?”
“Eso es. Habitualmente, estos documentos suponen el acceso, pero tampoco implican la admisión incondicional; aunque, bueno, demuestran que lo más probable sea…”
“¡Genial!” – exclamó Hyun. Todas las dificultades que había pasado hasta el momento se esfumaban. Se sentía feliz.
Había malinterpretado completamente su puesto en la situación.
¡Las expresiones de Lee Hayan!
Jamás había entrado en su imaginación poder acudir a una entrevista de admisión en alguna de las universidades de Corea del Sur, ya que apenas había completado el GED. Para empezar, ni siquiera se había visto capaz de poner sus pies en una universidad. Aunque, estaba claro, la Universidad Nacional de Corea del Sur había aceptado a Lee Hayan otorgándole, además, una beca.
“Es genial. Dime, ¿cuándo es la entrevista?”
Sin motivo aparente, a Hayan se la veía un poco incómoda. Esperaba una respuesta completamente diferente.
“Sí… pero… probablemente… te vas a enfadar...” – Hayan dudaba cada palabra. – “Hoy.”   
“¿Eh?”
“Es necesario que te presentes en la entrevista. Sólo quedan tres horas.”
“¿Estás hablando en serio?”
La energía de Hyun estalló en llamas. Una entrevista para el acceso a la universidad de su hermana. Acto seguido apagó el ordenador y se puso en pie.
“Entonces debemos estar listos. Allí estaré.”


* * *


La sección de realidad virtual de la Universidad de Corea del Sur.
Lee Hyun se permitió el lujo de llegar en un taxi a la Universidad de Corea del Sur. Algo así era impensable en un día normal.
“Por cierto Hayan, ¿estás muy interesada en la realidad virtual?”
Nunca había comentado con su hermano los pormenores acerca del interés que tenía en mejorar su educación.
“Tal vez la realidad virtual pueda llegar a ser útil, además tú la conoces muy bien.”
Lee Hyun disfrutaba cada detalle mientras esperaba la entrevista.
“Tranquila. Todo irá bien.” – dijo a su hermana mientras agarraba firmemente su mano. En ese instante, algo cambió bruscamente en el comportamiento de Hayan.
‘Todo es un malentendido.’
No era el momento para una confesión de ese calibre.
‘Hermano mayor, tendremos que posponer este tema.’
Lee Hayan se mantenía tranquila. A partir de ahora, la rueda giraba. Había llegado el momento, y partir de este punto no había ninguna oportunidad de regresar a casa. De repente, su frente se cubrió de un sudor frío. Deseaba fervientemente poder retrasar este momento.
“¿Estás bien?”
“Sí, hermano, estoy bien.”
“Estás sudando mucho.”
“Creo que es por los nervios.”
“Avísame si por casualidad te sientes enferma.”
Lee Hyun estaba realmente preocupado por las evasivas palabras, debidas a los nervios, de su hermana. Mientras, los astutos ojos de Hayan brillaban.
‘¡Ah! Ya sé qué hacer.’
Cuando sólo faltaban tres minutos para el inicio de la entrevista, Hayan colocó ambas manos sobre su vientre.
“Hermano mayor.”
“Sí, ¿te pasa algo?”
“Me duele el estómago. Necesito ir al baño. Quizás sea lo que he comido esta mañana…”
“Pero...”
No era el momento apropiado. Se trataba de una ocasión tan importante para su hermana pequeña que Hyun quería detenerla.
“¿No puedes aguantarte?”
“Uff, es mejor ahora que mostrarme descortés durante la entrevista.”
“En fin… si no hay otra manera... en cuanto termines vuelve rápidamente.”
“Sí, hermano mayor.”
“No llegues tarde a la entrevista.”
“Volveré en un momento.”
Hayan se escabulló con la fingida excusa de ir al baño. Ajeno, Hyun esperaba ansiosamente el regreso de su hermana. Se levantó de la silla y comenzó a caminar por el pasillo mientras miraba el reloj.
Un minuto.
Dos minutos.
...
Estaba midiendo cada segundo, deseando que existiera una manera de detener el tiempo por completo, a pesar de que tal cosa es imposible.
‘Esto puede dificultar el futuro de Hayan... podría haberle ocurrido cualquier cosa, pero soy responsable de un malestar estomacal. Seguro que el arroz que he preparado esta mañana estaba en mal estado.’
Debido a la ansiedad, su pulso temblaba ligeramente. Pasaron los tres minutos y Hayan no aparecía; la entrevista con los profesores se aproximaba. Una secretaria se acercó y dijo:
“¿Es usted la persona que ha venido a la entrevista? El profesorado le espera.”
“Lo siento, mi hermana aún no ha regresado, ¿puede esperar un par de minutos?” – retrasar  una entrevista por llegar tarde es, sin lugar a dudas, lo peor que se puede hacer.
A medida que Lee Hyun hablaba, cara a cara, la huella que sus ojos dejaban hacía temblar su corazón.
¡Una mirada enérgica!
Si no esperaba un poco más, podía sentir cómo él era capaz de poner todo patas arriba.
“Oh, entiendo. Voy a comunicárselo al profesorado. – tras la respuesta, la secretaria estaba totalmente perpleja.
‘Hermana, ¿a qué esperas? Si no fuera por la entrevista, nunca podría entrar aquí…’
Pasaron diez minutos y Hayan aún no daba signos de presencia. Durante ese tiempo, ella se había reunido con la secretaria, en secreto.
“Tengo que pedirle una cosa. Dígale a mi hermano mayor que nos hemos encontrado en el baño y, debido a mi dolor de estómago, es imposible que regrese a tiempo. ¿Puede decirle que vaya a la entrevista en mi lugar?”
“¿…?”
“Por favor, dígaselo. Lleve a mi hermano a la entrevista.”
La secretaria llegó a una conclusión: estos hermanos eran muy raritos.
Hyun era incapaz de entender a su hermana mientras esperaba para acudir a la entrevista.
‘Aunque mi hermana me pida esto… todo es muy raro.’
A pesar de todo, el profesorado esperaba en la sala de reuniones.
“¿Empezamos?”
“¿Se lo dices tú?”
“Sí, yo se lo digo.”
La asistente se acercó a Lee Hyun y le dijo:
“Por favor, diríjase a la primera sala de entrevistas.”
“Mi hermana aún no ha vuelto...”
“Me he encontrado con su hermana en el baño y me ha dicho que tiene para un buen rato y que es mejor que conozca al profesorado. No puede haber más retrasos, en ese caso, la entrevista será cancelada.”
“Esto nunca debería haber pasado. Voy a la entrevista.”
La secretaria no entendía nada, pero la entrevista debía seguir su curso.
“Sígame.”
Finalmente, Lee Hyun acudió solo a la reunión, sin su hermana.


* * *


Cinco profesores estudiaban los impresos.
‘Supongo que debe ser la solicitud de mi hermana pequeña.’
En realidad, la solicitud era la de Lee Hyun.
Antes de que Lee Hyun pudiera hablar, se formuló una pregunta. Mientras tanto, el profesorado ojeaba la solicitud.
“¿Qué motivo ha tenido para elegir esta escuela?”
“Pienso que una escuela con tanta reputación como esta servirá para que el futuro sea prometedor.”
“¿Quiere decir que el resto de centros educativos no tienen buenas perspectivas de futuro?” –uno de los profesores insistió en la pregunta. Lee Hyun respondió con naturalidad.
“En absoluto. De todas formas, es sabido por comentarios de la gente que aquí tienen las mejores instalaciones y un profesorado excelente.”
“Ajá.”
El profesorado asintió con la cabeza mientras fijaba su vista en los papeles que tenían en la mesa.
‘Su tono de voz es innecesariamente alto, pero puede corregirse.’
‘Se centra en lo que realmente importa.’
‘Su actitud es sincera durante la entrevista de acceso. Y eso teniendo en cuenta que ha llegado tarde...’
“A decir verdad, mi hermana es una chica excelente.” – interrumpió bruscamente Hyun.
“¿Humm?”
“Mis padres murieron siendo mi hermana una niña.”
Lee Hyun comenzó a hablar largo y tendido sobre su historia familiar. Debido a que la entrevista era para Hayan, tenía que contar la historia familiar con el mayor detalle posible. Que el posible candidato para acceder a la Universidad de Corea no fuera su hermana, sino el propio Hyun, era algo que se le mantenía oculto.
‘¡La Universidad de Corea! Es inadmisible que cometa un error. Aquí se está hablando sobre el futuro de mi hermana.’
Así que, con el fin de ganar tiempo hasta que su hermana llegara a la reunión, narró una historia llena de penalidades desde que tenía uso de razón. Les relató cómo había vivido su familia y la forma en que tanto él como su hermana habían crecido. Por más que hablase acerca de la historia de su hermana, era inevitable que su propia historia estuviera de fondo.
La inseguridad debida a la amenaza de los usureros. Sobre cómo había luchado intentando proteger a su familia, ganando algo de dinero en una gasolinera o en todo tipo de trabajos que no tenía permitido hacer. El profesorado escuchaba a Lee Hyun en silencio. La entrevista se alargaba y era diferente a lo que estaban acostumbrados. Habitualmente, el profesor lanzaba una pregunta y el candidato respondía. En cambio, Lee Hyun hablaba sobre su enmarañada historia, y los profesores escuchaban.
“... en estos momentos, he utilizado un año entero como preparación, trazando las bases en las que se sustenta mi trabajo en Royal Road. Los beneficios varían en función de los juegos que van apareciendo. Pero con la aparición de la realidad virtual de Royal Road, la esencia cambia completamente. Importa la respiración, el movimiento, el comportamiento, las acciones, todo se basa en tus conocimientos. Creo que un juego de este tipo estará vigente al menos diez años. De momento no soy capaz de conseguir el dinero suficiente para la matrícula de la universidad de mi hermana, pero nunca me retrasaré en el día de pago.”
Al llegar a este punto, los profesores se dieron cuenta que algo fallaba en la comprensión de la situación de Lee Hyun.
‘Se trata de un malentendido ridículo; él piensa que la entrevista es para su hermana menor y no para él.’
Sin embargo, los profesores pasaron esto por alto; en vez de indagar, realizaron una pregunta fuera de lo común:
“Así pues, ¿qué opina acerca de la realidad virtual? Quizás considere esto como una pregunta digna de un adolescente pero, ¿cómo es capaz de diferenciar la realidad virtual con la realidad?”
La respuesta de Lee Hyun fue simple.
“Intentar diferenciar la realidad con la realidad virtual es un sinsentido.”
“¿Oh, en serio? Díganos por qué piensa eso.”
Según la forma de pensar de un profesor, el mundo real y la realidad virtual, cuando menos, están separados. Otra corriente frecuente de pensamiento es que la inmersión total en la realidad virtual es una recreación de un sueño. La respuesta, simple y concisa, de Lee Hyun era interesante.
“Estar aquí, ante ustedes, o estar en Royal Road, realmente es lo mismo.”
“La realidad virtual y nuestra propia realidad es lo mismo, ¿qué quiere decir con eso?”
“Les daré un ejemplo. Vivo intensamente, ocupo mi tiempo fabricando objetos y completo misiones que me dan beneficios. Si lo comparamos con la realidad virtual, ¿no es cierto que la vida real es una simple imitación? Tienes la posibilidad de adquirir conocimientos, puedes ganar dinero. Conseguir ganancias sea como sea, para mí no hay ninguna diferencia.”
“Ha quedado claro. Según nuestro parecer, ahora sabemos lo suficiente sobre la estudiante Lee. En breve le avisaremos del resultado.”
“Se lo agradezco.”
Tras abandonar la sala Lee Hyun, los profesores empezaron a debatir.
“Tiene una personalidad muy fuerte.”
“Pensar que existe una familia tan poco común como la suya hoy por hoy… es una razón por la que él podría conseguirlo.”
“Gracias al avance de la realidad virtual, el significado de la familia se está desvaneciendo, y él piensa a lo grande.”
“Posee vastos conocimientos acerca de la realidad virtual.”
“Tanta variedad de experiencias a lo largo de su vida… sería de gran ayuda para el resto.”
Los profesores hablaron largo y tendido, y ni uno de ellos tenía nada en contra de Lee Hyun.
“Por lo tanto, ¿estamos todos de acuerdo?”
Los profesores estamparon el sello que aprobaba la solicitud de Lee Hyun.


* * *


‘Uff, ha ido por los pelos, pero creo que todo ha salido bien.’
Lee Hyun había solventado la entrevista a duras penas. Ahora que lo pensaba, no estaba seguro del tipo de respuestas que había improvisado.
‘En fin, he hecho todo lo que he podido…’
Lee Hyun se encontró con su hermana. La jovencita acababa de salir del baño y estaba sentada en un banco mientras exhalaba un suspiro de alivio. Su hermana pequeña parecía que rezaba. En realidad, mientras Lee Hyun se acercaba, buscaba las palabras adecuadas.
“¿Qué tal te ha ido en la entrevista?”
“¿Eh? Esto...”
Lee Hyun no sabía cómo consolar a su hermana. Ahora mismo, deseaba estar moribundo en una cama.
“A mi manera, he tratado de aclarar nuestros problemas... Eso sí, para conseguir que te admitieran, he contado nuestra situación en la entrevista.”
“¿Qué situación?”
“El interesado debe estar en la entrevista. No soy muy bueno expresándome y desconozco su opinión.”
Lee Hayan estaba desconcertada.
Daba por seguro que Hyun iba a enfadarse por el hecho de haber sido engañado, que se habría arrepentido en medio de la entrevista.
‘Es imposible que todavía no te hayas dado cuenta. ¿Todavía no lo sabes?’
Lee Hayan decidió empezar con una afirmación muy general.
“No te preocupes, hermano. Va a salir todo bien y no hay nada más que podamos hacer acerca de la entrevista.”
“Sí, podría haber contado otras cosas, pero... sí. Ya ha pasado. Es una tontería preocuparse por eso.”
De vuelta a casa, mientras atravesaban la puerta de la universidad, Lee Hayan tuvo un estremecimiento momentáneo.
“¿Qué te pasa?”
“¡Me he olvidado una cosa! Espera aquí un momento, hermano.”
“Vale.”
Lee Hayan regresó a la universidad buscando a la secretaria. Tenía que cambiar la dirección de correo a la del hospital donde su abuela estaba ingresada.




4 comentarios:

  1. me da gusto que tenga una buena hermana..... gracias por el capitulo!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. jajajaj en serio con respecto a su hermana es lento

    ResponderEliminar
  3. 1 me dio una pena terrible Da’in espero que se encuentre con Weed
    2 los geomchis dejan su marca y a donde van de una forma u otra jaja
    3 impresionante la trampa de lee hayan cuando su hermano se entere mmm

    ResponderEliminar