sábado, 5 de diciembre de 2015

Volumen 4 - Capítulo 10

Volumen 4 Capitulo 10
La más grande tumba
Traducido por Sable
Corregido y editado por AMarauder




Weed casi había alcanzado el nivel 259 cuando el decreto del clan Mavaros fue anunciado. Un día antes de lo que Weed había anticipado.
La cuota para cazar en la mazmorra de Basra se triplicaba. El tercer y cuarto nivel quedaban reservados para miembros de los clanes Prosperity y Mavaros. Todos los items raros y únicos obtenidos durante la caza debían ser vendidos a Mavaros a precios razonables
“¿Pero qué…?”
“¡Malditos bastardos! ¡Precios razonables mi trasero! Ellos mismos deciden lo que es razonable.”
Inicialmente el decreto no fue aceptado muy favorablemente, pero como siempre ocurre, tras un par de días las quejas se calmaron. En el continente de Versalles las leyes las imponía quien tenía el poder. No había ningún gremio más poderoso que Prosperity y sus aliados en las cercanías del Fuerte Odein. Y como estos últimos habían jugado un importante papel en la defensa del fuerte, Prosperity estaba dejando pasar algunos de sus caprichos. Y si no querías que se aprovecharán de ti, tenias que unirte.
Nada más hacerse público el anuncio, el clan Mavaros empezó a reclutar nuevos miembros en la entrada de la mazmorra de Basra. Muchos jugadores acabaron por unirse finalmente a ellos.
“Deberíamos seguir subiendo niveles en otra ocasión.”
“¡Hasta luego Weed!”
Tras separarse de Hwaryeong y Zephyr, Weed abandonó Basra y se encaminó al templo de la Orden de Freya, situada dentro del fuerte.
“¿Qué te trae aquí?”
En respuesta a la pregunta del sacerdote, Weed enseñó su mano portando el anillo del Sumo Sacerdote.
“He venido a usar el portal.”
“¡Oh! ¡El salvador de nuestra orden! Esperábamos que nos visitara algún día.”
El sacerdote agarró la mano de Weed entre las suyas y empezó a estrecharla en un arranque de felicidad. Paladines de la orden acudieron a ver al héroe. Una sacerdotisa le dijo:
“¡Salvador Weed! Nuestras sacerdotisas desean verlo. ¿Os importaría?
Weed asintió e inmediatamente fue rodeado por un grupo de adorables sacerdotisas. Freya valoraba la belleza, así que todas las sacerdotisas de su iglesia eran de facciones hermosas y también de cuerpo, con grandes ojos y de piel blanca. Las bellas sacerdotisas, sintiéndose emocionadas ante la posibilidad de ver y hablar con Weed, le rociaron con agua bendita que esparcieron entre aclamaciones.
Has obtenido la Bendición de Freya.
Defensa +26%
Velocidad de regeneración de salud +26%
Quedas protegido contra la magia oscura, hasta que el agua en tus ropas se seque.
Tu [Aguante] ha aumentado. Este aumento puede utilizarse en diversas actividades. Por ejemplo, si eres un adulto, tú y tu amada podéis pasar un buen rato...


Weed cerró la ventana de mensajes.
La bendición estaba un nivel por encima de cualquier bendición normal. Pero a Weed no le hacía gracia que fuera a perder su efecto antes de poder usarlo.
“Muéstrame el camino al portal.”
“Por supuesto. Por aquí.”
El sacerdote se internó en el templo. Muy pocos jugadores tenían permiso para usar los portales de Freya, así que Weed no tuvo que esperar su turno.
El encargado del portal le preguntó:
“¿Cual es vuestro destino?”
“Reino de Rosenheim, ciudadela de Serabourg.”
“Abriré el portal ahora mismo.”
Weed fue bañado por la luz del portal…
“¡Compro items!”
“¿Alguien quiere acompañarnos en una cacería? ¡Buscamos magos!”
“¡Soy un Maestro Rastreador! ¡Encontraré cualquier enemigo que quieras usando mi olfato! ¡Elige con qué quieres combatir!”
Weed se encontró de nuevo en la fuente en la Plaza Central de Serabourg. Le había llevado más de un mes atravesar las montañas Barkan hasta la Confederación Británica, pero había regresado en unos segundos.
¡El Reino de Rosenheim!
“Hace mucho desde que estuve por aquí” - murmuró Weed mientras miraba a su alrededor.
Las ropas de la gente se habían vuelto más variadas y coloridas; las armas parecían nuevas y brillantes. Tantas cosas habían cambiado que Weed no sentía haber vuelto a su hogar.
“¡Weed!”
Pale, Surka, Romuna e Irene se acercaban corriendo con rostros felices.
“¡Ha pasado mucho tiempo!” -dijo Surka mientras abrazaba fuertemente a Weed.
Irene y Romuna pronto siguieron a su amiga y se agarraron a Weed.
Weed se sintió profundamente conmovido, aunque sólo hasta que escuchó las palabras de la niña.
“Irene y Romuna son unas cocineras malísimas. Weed, ¡tenía tantas ganas de verte!”
“¡Surka!”
“¡Tu habilidad de [Cocina]! ¿La has mejorado? Rápido, prepáranos algo delicioso… ¡Porfa, porfa!”
“...”
Resultó que las chicas sólo estaban aferrándose a él por sus dotes de cocinero. Surka no había podido olvidar el sabor de sus platos y había estado contando impacientemente los días esperando su reencuentro.
Una vez entendida la situación, Weed no se sintió muy ofendido. Era la primera vez que veía a Pale y las chicas desde que se separaron en Lavias.
‘Son tan puros… merece la pena vivir en un mundo donde hay gente como ellos, que no persiguen el dinero y me aceptan tal y como soy…
Weed les mostró una sonrisa reconfortante y sacó sus utensilios de cocina.
“Bueno, pues hoy voy a preparar cerdo frito rebozado.”
“¡Yuju!”
Weed se esforzó al máximo preparando un plato para cada uno de sus cuatro hambrientos amigos. En apenas un minuto los platos estaban limpios. Una vez satisfechos, centraron su atención en el propio Weed. A pesar de que habían estado intercambiando ‘susurros’, era la primera vez que se veían en persona en mucho tiempo y se morían de ganas de saber todos los detalles de las aventuras de Weed.
Weed cocinó un poco más para todo el mundo y empezó a narrar la historia de sus viajes.
“¡Eh! ¿La chica más hermosa había sido transformada en piedra? Me gustaría haber podido estar ahí para verlo.”
Irene era una sacerdotisa, así que estaba apenada por no haber participado en la liberación de la provincia de Morata.
“Es una lástima que mi nivel fuera tan bajo pero, ¡ahora puedes confiar en mí Weed! Ahora que soy nivel 220 te seré útil, seguro que podemos ir a cazar juntos pronto.”
“Gracias, lo tendré en cuenta” - dijo Weed
“¡Oh!” - dijo Pale recordando algo - “A menudo hablamos con Mapan. Está ayudando mucho a mis padres con consejos y suministros para su tienda. Me dijo que estabas cazando en la mazmorra de Basran con Hwaryeong”
“Sí, es verdad.”
“Entonces tu nivel…”
Era obvio que Pale estaba preocupado, ni siquiera terminó la frase.
Weed le miró fijamente y le dio una respuesta sincera:
“259”
“...”
“...”
“¡Tsk!” - una furiosa Surka lanzó a Weed una mirada celosa y se movió apartándose de él.
En ese momento una escuadra de guardias reales aparecieron en la plaza y rodearon a Weed, Pale y las chicas.
“¿Qué ocurre?”
“Esos de ahí deben de ser criminales” - susurraban los jugadores más cercanos.
Cosas así no eran habituales, así que más y más jugadores sentían curiosidad.
“¿Y si…?”
“¿Weed, has matado a alguien?”
Confundidos, Pale, Romuna e Irene miraban a un también confuso Weed.
“Hmm… no recuerdo haber hecho nada ilegal en Rosenheim…”
Weed se devanó los sesos, pero ni aun así pudo recordar nada que pudiera haber causado algo así. Los soldados se hicieron a un lado y abrieron paso a un hombre vestido de caballero, quien preguntó con voz firme:
“¿Quién de vosotros es el escultor Weed?
“Soy yo pero…”
Weed se levantó vacilante.
“El Rey reclama vuestra presencia. Por favor, acompañadme.”
Las palabras del caballero fueron una sorpresa para Weed. Nunca habría esperado conocer al Rey Theodarren.
“¡Qué suerte! ¡Rápido, saca fotos!”
Varios clicks se oyeron en los alrededores, indicando que varios jugadores habían empezado a tomar fotos del evento.
“¡Parece que el mismísimo Rey quiere ver a ese tipo! ¡Rápido, avisa a todo el mundo!”
En segundos la plaza estaba abarrotada, todos intentando acercarse lo máximo posible al centro. Algunos querían ver a Weed, otros querían escuchar lo que el caballero tenía que decir. Algunas veces un aristócrata invitaba a un aventurero. Pero normalmente sólo era un barón o un conde a lo sumo. ¡Pero esta vez el propio Rey Theodarren había invitado a un jugador desconocido!
‘Parece que no hay nada de lo que preocuparse’ - pensó Weed con un suspiro aliviado.
Si hubiera cometido algún crimen, los soldados no lo estarían llevando ante el rey, sino ante un juez o a directamente la prisión.
“¿Puedo preguntar cuál es el motivo?” - preguntó Weed cauteloso.
Los engranajes en su cerebro giraban a toda velocidad. Weed estaba analizando la situación y calculando posibles beneficios.
“Creo que el Rey tiene una petición para vos. No conozco los detalles; todo será explicado en palacio” - respondió el caballero.
Weed permaneció en calma, pero la multitud reunida en la plaza estaba alborotada. Los jugadores cercanos transmitieron las palabras del caballero a los más alejados.
“¡Dicen que el caballero ha traído una petición del mismo Rey de Rosenheim!”
“¡Así que es una misión!”
“Eso parece.”
Miradas envidiosas, celosas e incluso amenazantes se dirigieron a Weed. Hay pocas personas en el mundo que no sientan celos del éxito de los demás.
Weed accedió a reunirse con el rey y miró a su alrededor. La plaza estaba rebosante de gente, pero alcanzó a ver el templo de la Orden de Freya en la distancia.
“Antes de reunirme con el Rey, me gustaría visitar un momento la Orden de Freya, si es posible.”
“Por supuesto. Os escoltaremos allí.”
Religión y gobierno intentaban no interferir unos con otros en Royal Road. Por eso Weed recibió permiso para visitar la Orden antes de ir a Palacio.
“Damos la bienvenida al Héroe, aquel que se encamina hacia las Llanuras de la Desesperación.”
Los sacerdotes de mayor rango acudieron a recibir a Weed en persona. Cuando recuperó las reliquias sagradas de la Orden de Freya, la influencia de esta se había incrementado espectacularmente, y ahora no importaba donde fueran los jugadores, la Orden de Freya era bien conocida.
Los caballeros y soldados que escoltaban a Weed se quedaron a las puertas esperando su regreso, ya que ahora se encontraba en tierras de la orden, protegida por paladines y monjes.
Weed fue directo al grano:
“Primero, me gustaría saber más sobre las Llanuras de la Desesperación.”
“Lo lamento mucho, pero nuestro conocimiento es limitado. Las Llanuras de la Desesperación están habitadas por monstruos gigantes y tribus de orcos salvajes, que constantemente luchan entre sí. Pocos humanos viven en ellas, y los que lo hacen son exiliados ya que es extremadamente difícil sobrevivir allí. Además, también solían vivir elfos oscuros, pero no conocemos su destino; quizás ya estén muertos.”
“...”
“No hemos podido averiguar dónde se encuentran los nigromantes, seguidores de Bar Khan. Tendrás que descubrirlo por ti mismo”
Weed lanzó una mirada descontenta a los sacerdotes. ¡En la provincia de Morata, mientras cumplía otra misión de dificultad B, había estado constantemente a al borde de la muerte! ¡Y entonces había tenido trescientos paladines y cien sacerdotes a sus órdenes!
“¿De cuantas tropas dispongo para esta misión?”
Asustados por la expresión de Weed, el sacerdote respondió rápidamente:
“Hemos preparado cincuenta sacerdotes.”
“¡¿Cincuenta sacerdotes?!”
“Sí, todos los paladines y el resto de los sacerdotes se hallan ocupados llevando la fe a las más remotas partes del continente. Así pues una vez estés listo, abriremos un portal sin demora.”
¡Ni paladines, ni monjes, sólo sacerdotes!
Por un momento Weed sintió que se ahogaba. ¡Pero aún era pronto para rendirse! La misión en la provincia de Morata también había parecido imposible, pero había triunfado.
Tras recibir la información que necesitaba, decepcionado, Weed regresó a los soldados que le esperaban en la puerta.
“¡Ya está listo para ir a palacio!”
“¡Va a conocer al Rey!”
Casi todos los espectadores acompañaron a la escolta durante todo el camino. Sin embargo, una vez se aproximaron al palacio, fueron detenidos por los guardias.
Uno de los caballeros guió a Weed por el edificio principal. Por supuesto no olvidó de echar un buen vistazo al interior del palacio durante el camino.
Has contemplado un mural realizado por Beodart.
[Arte] +1


Has disfrutado de la colección de esculturas
Los Caballeros del Rey’.

[Arte] +2


Has descubierto tres juegos de armas creados por Beodart.
[Arte] +1


¡Contemplar arte no era distinto de crearlo!
Su atributo de [Arte] subía simplemente apreciando las creaciones de otros maestros. Sin embargo no era posible subir el atributo infinitamente; observando una obra de menor calidad a otra que ya se hubiera visto antes no se recibirían tantas bonificaciones. En el palacio Weed pudo examinar muchas obras magníficas, incrementando el [Arte] en treinta puntos.
El recorrido terminó en la sala del trono.
“Su Majestad, el Justo y Benevolente gobernante de Rosenheim, Rey Theodarren, hemos traído al aventurero Weed ante vos.”
El caballero que le había traído hasta allí se arrodilló antes de hablar, y Weed trató de imitarlo. Nobles y otros caballeros aguardaban en un semicírculo junto al trono, ocupado por el Rey Theodarren. El Rey parecía no gozar de buena salud: su piel estaba cubierta de enfermizas manchas azules y amarillas.
“¿Eres Weed?” - preguntó el rey con voz profunda y poderosa.
“Sí, su Majestad”
“Te he convocado para… blargh, argh…”
El Rey tosió sangre. Caballeros y sirvientes acudieron en su ayuda, pero fueron detenidos por un gesto de su mano.
“Ya sé que estoy enfermo, no es necesario que te preocupes. ¿Es tu profesión Escultor de Luz de Luna?”
“Sí, su Majestad”
“Escultor de Luz de Luna… hmm… una profesión familiar. Mi madre mantenía una gran amistad con un hombre llamado Zahab.”
“¡Su Majestad!”
Los nobles se hallaban consternados por las palabras del rey, pero él continuó hablando.
“¿Todos lo sabéis, no es cierto?”
“...”
“No hay nada que ocultar. En fin, Weed, parece que tienes alguna idea de esculpir así que deseo hacerte una petición. No me queda mucho tiempo en este mundo. Toda mi vida la he dedicado a lograr que mi país sea pacífico y organizado. A reunir un ejército lo suficientemente poderoso para que la Confederación Británica temblara ante él. Uno tal que, a mi voluntad, montañas, ríos y bosques temblarán ante su paso…”
Al Rey Theodarren le encantaba hablar y alardear. Habló de sus hazañas, sus aventuras e incluso de cosas que habían ocurrido en sus dependencias personales.
Weed le escuchaba intentando no perderse nada importante.
‘¿Dónde está la pista para la misión?’
Sin embargo, no importaba cuanto se esforzaba, todas las historias parecían inútiles. Ya fuera como cuando con cinco años el rey se cayó de un caballo por primera vez y se rompió una pierna, o acerca de la belleza de las doncellas de la corte - Theodarren sólo decía tonterías.
Habiendo parloteado durante dos horas, el rey finalmente llegó al quid del asunto:
“... cada día me siento más y más débil. Es hora de que pase el peso de la corona a un sucesor y me retire. A un lugar donde mi débil cuerpo pueda hallar descanso. El tiempo se me acaba, así que necesito una tumba. Construye una gran y majestuosa cripta que asombre a todos con su esplendor durante años. Te proporcionaré tanta mano de obra como necesites.”
¡Ding!
¡Nueva misión! [La Tumba del Rey Theodarren].

En ocasiones, anticipando sus muertes, los gobernantes del Reino de Rosenheim ordenaban la construcción de una tumba. Theodarren siente cerca su último aliento y ha contratado a un famoso escultor para que le construya una tumba.
Sin embargo si la tumba no iguala la grandeza del rey la misión será un fracaso y sufrirás las consecuencias.
Puedes solicitar ayuda para esta misión. Dispones de 100.000 de oro de presupuesto.
Dificultad: 'B'.
Recompensa:
Si tienes éxito, tu reputación en el Reino de Rosenheim aumentará en más 2000. La cantidad exacta dependerá de la calidad del trabajo.
Restricciones:
Si fracasas, sufrirás la ira del rey. Tu fama disminuirá.


La reputación de Weed con la Orden de Freya superaba los 4600.
Cuando tienes buenas relaciones con una orden religiosa obtienes varias ventajas. Puedes pedir curaciones y usar portales gratuitamente, o contratar una escuadra de paladines para que te ayude a precio reducido. En tus viajes es más fácil cruzar fronteras y obtener misiones de mayor dificultad. La reputación funciona de forma parecida a la [Fama].
Sin embargo, mantener buenas relaciones en la corte real traía incluso más ventajas. Podías obtener un título o gastar puntos para obtener buenos objetos de la tesorería. Weed elegiría sin dudar un arma.
Por primera vez desde la villa de Baran, Weed obtenía una misión directamente relacionada con su profesión. Entonces su maestría y fama era escasa y recibió la misión de un PNJ normal pero, ¡esta vez era del propio Rey!
¡Weed nunca huiría de monstruos o rechazaría una misión! Sin embargo, las posibles consecuencias de rechazarla también influyeron en su decisión.
“Haré mi mayor esfuerzo para proporcionarle a Su Majestad el más magnífico lugar para su descanso eterno.”
Has aceptado la misión


Weed salió de palacio ensimismado en sus pensamientos.
‘Una gran y majestuosa tumba… unos requisitos muy ambiguos. ¿Debería construir algo del estilo de un dolmen? ¡Eso sería rápido y fácil! Sin embargo, podría terminar recibiendo la ira del rey. O incluso ser perseguido por el ejército. ¡Pero podría obtener como recompensa un objeto raro o único! Si se mira desde ese punto de vista…’
¡Cuando Weed veía la posibilidad de obtener beneficios, siempre buscaba una oportunidad para actuar!
Incluso si los precios de Royal Road descendían, un objeto raro o único se seguiría vendiendo por mucho dinero. Weed no podía permitirse rechazar dinero, así que decidió completar la misión a cualquier precio. Pero no tenía ni idea de cómo empezar la construcción de la cripta.
‘¿Enorme o de un tamaño más normal? ¿Llena de soldados de piedra? ¿Estatuas? No, esas son ideas bastante genéricas…’

Necesitaba construir una tumba enorme, majestuosa, monumental, que cumpliera perfectamente las expectativas del Rey.




4 comentarios:

  1. por el anillo y la espada en verdad no logró venderlas a buen precio en las subastas, en cuanto a lo jugadores oscuros... considero que no son buena idea

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el capitulo.
    Ahora veamos q tipo de tumba construye

    ResponderEliminar