sábado, 5 de diciembre de 2015

Volumen 3 - Capítulo 2

[Traducido Por: Rokknei]
[Editado Por: TheHypnoticCat, Qikk]
LA PIEDRA QUE RECOLECTABA LOS RELAMPAGOS


Las caravanas y viajeros que atravesaban las montañas Bar Khu solamente acampaban durante cortos periodos de tiempo. El área de descanso de los guardabosques de Rosenheim era un lugar poco frecuentado por gente normal.

“Hasta ahora todo ha ido bien. Hicimos una gran elección al venir aquí, solo un par de días más y habremos alcanzado nuestro destino.”

“Ha sido un montón de trabajo.”

Halman se rio.

“Todo es gracias a ti, Margaux.”

“No, Levi, todo empezó porque mataste a ese tipo.”

Halman, Margaux, Levi y Gran, eran famosos asesinos de jugadores del Reino Unido de Briton. Vivian para disfrutar el matar a otros jugadores y quitarles su equipamiento. El peculiar cuarteto era mejor conocido como Dwichigi.

Sin embargo, hace un mes, habían molestado al clan Hermes. Uno de los diez mayores clanes en el Reino Unido de Briton, y en todo el continente. Este clan posee una lista de miembros mayor a 6000. Y por si no fuera poco, tenía una tremenda influencia hasta el punto de proclamar la supremacía en el Reino Unido de Briton sin que nadie lo cuestionara.

Esto significaba que los cuatro miembros de Dwichigi no querían quedarse en esa zona. De hecho no querían tener nada que ver con ello.

Al encontrarse en la lista de más buscados, los cuatro decidieron concentrar su tiempo en cazar y subir de nivel calmadamente mientras se emborrachaban con brandy, hasta que se encontraron con alguien llamado Fearless.

“Fuera de aquí. Esta zona es nuestra.”

“¿Qué pasa con esta tipa?”

“Pero que estupidez.”

Los cuatro eran fáciles de provocar por naturaleza. Les tomo un montón de donaciones al templo y cazar durante un tiempo el eliminar el símbolo rojo de asesino. Debido a esto no había nada que delatara sus intenciones.

Ella continuó reclamando la zona de caza como suya, mientras los cuatro continuaban insultándola. Finalmente Levi tuvo suficiente.

“¡Ya está, voy a matar a esa zorra!”

“¡Fearless, te voy enseñar a no molestarme, te reto a un duelo!”

Normalmente, otros no hubiesen caído por esto. Cuando se cenaba era mejor compartir el calor de la hoguera que dejar que los demás se congelasen. Así que la matarían atacando los cuatro a la vez.

Cada uno de ellos había cambiado a una posición de ataque. Además del brandy, los niveles de los cuatro, respecto al nivel de otros jugadores, era significativamente bajo. Atacaban simultáneamente en grupo, centrándose en ataques rápidos. Por supuesto el otro jugador había muerto fácilmente en vano.

Entonces de su cuerpo obtuvieron un mapa.

  • La Tumba Perdida Del Enano
  • Durabilidad: 1/1
  • El lugar donde el pequeño y raro viejo obtuvo su descanso eterno.
  • En medio de dos cañones, bajo la raíces de un viejo árbol.
  • ¡Retumbando, golpeando!
  • Un estrecho camino.
  • El poder del principio del mundo no puede pasar sin sacrificio.
  • Busquen el sonido que no suena.
Autor: Guardabosques Hans R. Berg.


“¿Qué es esto?”

La risa de los cuatro se había desvanecido. Habían encontrado un mapa del tesoro, un objeto único.

Desde entonces, habían sido perseguidos persistentemente por el clan Hermes. Solo entonces el cuarteto se dio cuenta de que habían atacado a un miembro del clan.

“¡Joder! Estúpido idiota. ¡Si me hubieses dicho que esa persona era del clan Hermes nunca la hubiese atacado!”

“Tenemos que arreglar esto antes de que acaben con nosotros.”

“¡Ese es el problema!”

“Tenemos que escondernos de alguna manera durante un tiempo.”

Durante dos semanas, los cuatro se escondieron de la gente y las áreas con mucho tráfico. Aun así el clan Hermes no había reducido sus intentos a la hora de buscarlos ni un poco. Para esquivar la muerte, los cuatro apenas habían logrado escapar múltiples veces. El nivel de los miembros del cuarteto era superior a 220, pero no podían seguir escapando a la muerte solo con eso. Habían estado buscando una manera de resolver esta crisis.

Hasta que Halman habló.

“Esto es muy raro.”

“Pienso igual, ¿y ustedes?”

“Un clan entero no puede estar buscándonos solo por matar un miembro.”

“Si, ir hasta tal punto no es normal.”

“Espera un momento, que hay del mapa que cogimos de esa chica.”

“Como era, la tumba olvidada del enano…”

“El mapa debe ser extraordinario. Esos bastardos no nos quieren a nosotros, buscan el mapa.”

“He he.”

“Entonces deberíamos intentar encontrar el tesoro de este mapa.”

Desde entonces, los cuatro habían empezado a descubrir los secretos del mapa. Habían viajado a otros reinos para investigar viejos libros y el pasado del mapa para poder interpretar el significado de las frases en él. Como resultado habían acabado en las montañas de Bar Khu.

“Solo uno puede entrar en la tumba.”

“Si, ¿pero cuál es la alternativa? Más importante, entre nosotros no hay nadie que pueda desmantelar la trampa.”

“Eso es…”

“Tiene que resolverse quemando un cuerpo.”

“Digamos que todo se resuelve fácilmente, incluso si una persona debe morir por el ultimo relámpago. ¿Quién de nosotros va a morir?

Obviamente, ninguno quería morir. Ninguno de los cuatro quería sacrificarse y morir al final de una mazmorra. Fue entonces cuando una brillante sonrisa se dibujó en la cara de Gran.

“Quien será elegido para morir,”

“¿Quién?”

“No hay manera de que sea yo, ¿A dónde estás apuntando?”

El dedo de Gran estaba apuntando hacia algo que había llamado su atención. Pero no apuntaba a ninguno de ellos, ni siquiera a sí mismo. Gran apuntaba a la base de las montañas. Crujiendo en la distancia, el carruaje de Mapan y Weed se acercaba.

“Wow… Hola, mi nombre es Mapan, no esperaba encontrarme con gente en un lugar como este.”

“Soy Gran y estos son Levi y Halman, y aquel es Margaux.”

“Encantado de conocerlos.”

El cuarteto mostraba grandes sonrisas en sus caras, regocijándose con la llegada de Weed y Mapan.

“Las montañas de Bar Khu no son un lugar para las personas, habéis viajado un largo camino que… ¿Qué los trae a estas tierras?”

“Hemos venido para comerciar.”

Mapan respondió.

“¿Comerciar? Entonces los dos son mercaderes, ¿me equivoco?”

“Yo soy un mercader, y Weed es un escultor.”

“Oh, entiendo.”

Gran mostraba una ancha sonrisa. Halman, Margaux y Levi también intentaban controlar su risa.

‘¡Un escultor!’

‘¿Qué clase de idiota elegiría esa clase?’

Eso era lo que pensaban, sin embargo, cuando hablaban con Weed y Mapan, eran completamente educados. Esto era debido a que su problema debía ser resuelto. De los cuatro, Gran hacía las preguntas inteligentes. Después de estar bajo los efectos del brandy, se podía leer a las personas incluso mejor.

“De todas formas, entiendo. ¿Pero no se han encontrado frecuentemente con monstruos en las montañas de Bar Khu? ¿Cómo han luchado contra los monstruos?”

“Eso es debido a Weed…”

Mapan iba a explicarles, pero Weed tiro de él para pararle.

“¿Weed?”

Weed intentaba que Mapan no divulgase la historia. Weed se había dado cuenta de que algo no andaba bien, sin importar su actitud. Los ojos de Gran les miraban, riéndose.

“Bueno siéntanse libres de contarnos. ¿No fue difícil?”

A decir verdad, Weed tenía el presentimiento de que estos cuatro viajeros querían esconder algo. En todo el continente de Versailles, no importa cuán numerosos y rebosantes sean los usuarios, el Paraíso de los Monstruos era diferente. Allí no te encontrabas con gente a menudo.

Normalmente, cuando te encontrabas con gente en lugares alejados como montañas los saludarías, incluso comerías con ellos. Y si sus lugares de destino coincidían viajarian juntos durante un tiempo; pero estas personas estaban demasiado contentas. También se habían deleitado demasiado cuando Mapan les reveló sus clases.

Weed naturalmente observó su alineación. Gran se encontraba en el frente, hablando con los dos a su lado, y el último se encontraba detrás de él.

‘Son bandidos.’

Weed pensó.

Si pensabas que los monstruos eran el único peligro en el continente de Versailles, entonces estabas totalmente equivocado. Encontrarse personas en un lugar como este era más peligroso.

Weed le dijo a Mapan que actuase con naturalidad.

“Soy un escultor, pero tengo una técnica única.”

“¿Qué tipo de técnica?”

“Es un tipo de grito. Cuando los monstruos escuchan su sonido huyen. ¿Quieres verlo?”

“Sí, tengo curiosidad.”

Weed reunió su mana para emplear la poderosa habilidad, Rugido de León.

“¡Khu heng!”

Al primer indicio de las acciones de Weed, Mapan, se tapó los oídos, pero el cuarteto, que ignoraba los efectos de la habilidad, fue cogido desprevenido y se tambalearon.

“¡Joder!”

“¡Qué demonios, con solo su voz…!”

Gran retuvo a los fácilmente provocables Margaux y Levi mientras se dirigía parpadeando a Weed, a la vez que mostraba una gran sonrisa.

“Que rugido tan tremendo. Hrmm, eso me recuerda. Creo que no he visto nada en el área desde hace un rato, supongo que esa era la razón tras la falta de monstruos.”

La habilidad Rugido de León.

Weed no había formado un grupo con Gran, así que su liderazgo no había aumentado.

Los efectos adicionales tampoco se mostraron.

Lo único que sintieron es una ruidosa voz.

“Si, los monstruos vacilan cuando oyen este sonido, durante ese momento aprovecho para escapar.”

El cuarteto se rio al escuchar la explicación de Weed.

‘No es para tanto.’

‘Aunque parecen el cebo perfecto.’

‘Deberíamos usarlos en ese lugar.’

‘Solo necesitamos a uno…’

‘¿Por qué no? Acabamos con el restante con nuestras propias manos; usamos a este hombre ya que el mercader dejará un gran botín.’

‘Bien, hagámoslo.’

Los cuatro llegaron a una conclusión sin ni siquiera hablar, comunicándose a través de sus ojos.

Gran miro con seriedad a Mapan y Weed y dijo.

“Hasta ahora ese truco puede haberte servido para pasar sin problemas, pero las montañas de Bar Khu son un lugar muy peligroso. Podrías decir que nuestro encuentro estaba destinado, así que de ahora en adelante seremos tu escolta. Creo que no hay ninguna razón para rechazar nuestra oferta. Nos encantaría acompañarlos, ha ha.”

“¡Ha ha! Si es así, ¿Cómo podría rechazarla?”

Mapan se rio ruidosamente deliberadamente. Al ser un débil mercader, no era una mala idea aceptar la compañía de 4 fuertes usuarios.

“Es un placer trabajar contigo.”

Weed también asintió silenciosamente. La situación había empeorado, y por la mirada de los cuatro no tenía más remedio que hacer lo que decían…por ahora.

La diversión de una aventura, viajar y ver tierras inexploradas, recae en los encuentros con otros colegas. Compañeros de equipo en los que puedes confiar. Cazar mientras haces amigos, era el tipo de diversión que hacía que Royal Road mereciese la pena. A veces Weed se divertía cazando con otros jugadores. Ya que jugaba tanto tiempo, no tenía sentido estar siempre solo, así que le gustaba de vez en cuando estar con una multitud de otros usuarios.

Sin embargo, este no era el caso con este peligroso cuarteto.

Alrededor del carro, los cuatro asumieron el rol de luchar con los monstruos; aunque se mantenían vigilando a Mapan y a Weed con el rabillo del ojo.

‘Bueno, es alguien bastante inusual.’

‘¿El que está esculpiendo?’

‘Parece que tienes razón respecto al escultor.’

Los cuatro se habían decidido. Después del acto de la noche anterior, el escultor había notado que había algo extraño. Justamente entonces, Weed sacó una de las gemas. Los cuatro Dwichigi se dieron la vuelta y centraron su atención en ella hasta que uno de ellos preguntó.

“¿Huh? ¿Es eso una gema?”

Inmediatamente, Margaux reveló una expresión de profundo interés. Mapan respondió con una sonrisa.

“Si, Weed esta tallándolas.”

“Oh, ¿Fabricación de joyería?

“No.”

“Wow, esa joya… ¡Es enorme!”

Los jóvenes ojos de Margaux estaban llenos de codicia.

‘Premio’

‘Me encantaría tenerla sobre mi regazo.’

Weed apretó el cuchillo de tallar de Zahab mientras seguía trabajando en la gema. Sin embargo la gema no les atrajo suficiente como para empezar una pelea.

‘No tiene sentido atacar solo por una simple gema, tenemos algo mucho mejor que ganar si los dejamos con vida.’

El cuarteto había caído en la trampa.

Weed y Mapan engañaron a los que trataban de engañarlos.

Ahora solo tenían que pretender lo contrario.

“Va siendo hora de preparar y comer algo.”

“Gracias por el ofrecimiento, pero… comidas servidas frías… mejor no.”

“Ha ha, no, tu simplemente mira.”

Weed hizo que Mapan le diera los objetos que el cuarteto había obtenido de los monstruos.

“No es ningún tipo de comida de mala calidad la que les ofrezco.”

“Colegas, es natural compartir los objetos de los monstruos que matamos.”

“Claro, puedes hacerlo.”

Los ojos del cuarteto ardían con ansias de matar.

“Carecen de vergüenza…”

Mapan mostraba una gran sonrisa en su rostro, pero las sospechas de Weed sobre la situación habían aumentado.

‘Un favor sin razón… algo como eso no existe. Si no van a matarnos, ¿Qué es lo que quieren?’

Generalmente, alguien que da un regalo lo hace como favor a alguien que había sido agradable; sin embargo, Weed no veía esta situación como una en la que el botín debiese ser dividido, lo que le hacía sospechar que algo iba drásticamente mal. Y la situación era más extraña debido a la sobreactuación del cuarteto. Aun así, Weed no dijo nada sobre esto. Gracias a Mapan, las sospechas de que Weed supiese algo se habían desvanecido de sus mentes. Mapan realmente creía que el cuarteto tenía un buen corazón.

Al día siguiente llegaron a un cañón, docenas de metros separaban un borde del otro y se podía observar una densa niebla sobre el valle en el fondo de este.

Cruzar el puente no fue tan difícil como pensaron al principio.

“¡Qué gran puente! Es mucho más resistente de lo que parece.

A la vez que Mapan empezaba a conducir el carro hacía el puente, Gran se acercó y le obstruyo el paso.

“Señores, señores. ¿Son aventureros o no?”

“¿Qué?”

“Disfruto de la belleza de esta magnífica vista, tanto como cualquier otro aventurero. Parece que hay algo dentro del cañón, en el fondo. ¿No sería interesante ir a mirar un poco? ¿Qué piensan?”

Mapan se mostraba vacilante ante las palabras de Gran. El continente de Versailles estaba bien estructurado. Podías ir a un bosque, podías incluso escalar montañas, no había necesidad de moverse en un carro o cualquier tipo de vehículo. Sin embargo, es de sentido común que es más fácil cruzar un cañón a través de un puente en vez de meterse dentro de él. Lo que el cuarteto había propuesto simplemente era demasiado extraño.

Al final de esas palabras, Mapan tenía la extraña sensación de que algo no iba bien.

“Bueno, ¿Es eso realmente necesario?”

No es necesario ser un filósofo para entender porque Mapan intentaba rechazar la oferta. Cualquier mercader desearía tomar el camino más seguro. El cuarteto estaba completamente en contra de esto.

*seueuk*

Halman, Maurgaux y Levi colocaron sus manos sobre sus vainas. Weed y Mapan no tenían escapatoria.

“Hagámoslo, suena divertido.”

Gran estaba de acuerdo con las palabras de Weed.

“¡Ha ha! Sabía que aceptarían. Esto va a ser interesante.”

Gran y el resto apartaron sus manos de sus vainas. Halman sonrió.

Weed y Mapan continuaron bajando el cañón montados en el carruaje con el cuarteto de los Dwichigi guiándolos. La cuesta del cañón era muy pronunciada, y las ruedas del carruaje se quedaban bloqueadas con facilidad. Nuca hubiesen podido bajar sin la ayuda del cuarteto. Gran y Halman tiraban desde el frente mientras, Levi y Margaux empujaban.

“Lo siento por todo esto.”

“¡Ha ha! No te preocupes Mapan. ¡Esta cantidad de trabajo no es nada!”

Gran y Halman actuaban como si el carruaje les perteneciese. Considerando que eso sería pronto, no había razón para no ser sincero, pensó el cuarteto.

“Oh, creo que hay un camino por ahí…”

Gran marcaba la ruta a seguir. Este empezó a dar vueltas por ahí y por allí, a veces volviendo al mismo sitio.

“Ah, el escenario es mejor por allí. Sería preferible volver por ahí.”

Gran inspeccionó el área del cañón varias veces.

¡Weed aprovechó para recoger materiales!

“¡Whoa! Esta es una hierba medicinal roja ¡Allí hay una Ceylán azul…!”

Había reportes de que hierbas medicinales crecían en las montañas de Bar Khu, también había oído que en el fondo del cañón, en las zonas que reciben más luz del sol podían crecer un gran número de estas hierbas. Weed las arrancó impacientemente y las colocó en su bolsa.

“¿Qué estás haciendo?”

“¿Qué crees que estoy haciendo? Estoy recogiendo hierbas”

Con Weed buscando hierbas de un lado para otro fueron retrasados y la ruta tomó incluso más tiempo.

“¡Maldita sea!”

“¡Los voy a matar con mis propias manos!”

En la frente de cada uno de los miembros del cuarteto se podía ver una vena hinchada.

Después de un par de horas, Mapan estaba exhausto, y lo mismo pasaba con el cuarteto.

“Hey, Gran. ¿No habías memorizado la localización correctamente?”

“Está, ¿justo adelante?”

“Espera un minuto, estamos atrayendo demasiada atención. Weed no importa, puedes ver fácilmente que es solo un idiota. Pero ahora Mapan no para de vigilar lo que hacemos, me está empezando a poner nervioso.”

“Bien. ¡Hagámoslo entonces!”

Margaux se acercó al carro.

“Hey Mapan, actualmente estoy muy interesado en esas esculturas. ¿Te importaría preguntarle a Weed si puede hacerme alguna?”

Justo al otro lado, Levi miraba cual sería la próxima acción de Gran. Mientras, Gran sacó el mapa de la localización actual y confirma donde se encontraba la tumba. Los ojos de Gran brillaban.

‘Bueno, al fin lo hemos conseguido. ¡Solo nos hemos pasado un poco!’

“Vayamos por aquí.”

Gran y el cuarteto hicieron que el carruaje diese la vuelta por donde habían venido. Buscaron por los arbustos y árboles hasta que al final encontraron el monumento que marcaba la entrada a la tumba. De los cuatro, solo uno sonreía.

“¿huh? ¿Así que esto es una mazmorra?”

“¿La tumba de un enano?”

“¡Vamos! Somos afortunados. Es hora de entrar. Nunca sabremos lo que hay en su interior si no entramos.”

“¡Mapan, Weed! Naturalmente, ustedes entraran primero ¿Verdad?”



2 comentarios: